#Tetazo: la libertad por asalto

LBF se adentró en la movilización más polémica de los últimos tiempos. El movimiento de mujeres está en ascenso y el #Tetazo es un nuevo hito que pone en cuestión el rol del Estado en relación al control de los cuerpos de las mujeres en pos de su mercantilización. 

#Tetazo en el Obelisco

#Tetazo en el Obelisco

Por Juan Silvano. Ilustraciones: Martín Ulloa

En medio de un explosivo verano en cuanto a la cantidad y calidad de movilizaciones en todo el país, se vivió otra reedición del #Tetazo, que había existido en forma de “Piquetetazo” el año pasado. Si bien el anterior fue por el derecho de las mujeres a amamantar en al vía pública, para lo cual necesitan, obviamente, exponer sus pechos, ahora se expande por el caso de las mujeres en Necochea que fueron interpeladas por la policía por hacer topless en la playa. En este caso se realizó un reclamo general, en contra de los códigos contravencionales y a favor de una libertad que existe para el varón y no para la mujer: la libertad de mostrar el torso y el pecho desnudo en  espacios públicos.

A las 17 horas ya podían verse presentes en el Obelisco organizaciones políticas y sociales. Centros de Estudiantes y Federaciones, como el Cefyl-UBA, el CEV-UBA, la FUBA, y varios partidos y agrupaciones de izquierda como el Partido Obrero – Plenario de Trabajadoras, PTS – Pan y Rosas, MST, Izquierda Socialista, Libres del Sur, entre otros.

Desde el primer momento los medios se hicieron presentes en un evento que fue ampliamente difundido por las redes sociales en los últimos días. Parecería que la noticia cobra mayor importancia cuando se desafía el “orden público”.

Alrededor de las 17:30, mujeres de diferentes organizaciones y agrupaciones, así como independientes, realizaron un cordón para defender la integridad de las mujeres que realizaban la protesta, que eran observadas por una gran cantidad de varones que parecían estar ahí con intenciones ajenas al reclamo.

Los cánticos fueron variando, desde “Fuera macho fuera” (en alusión a la gran cantidad de varones “curiosos” que sobre la plataforma que rodea la plazoleta del Obelisco próxima al Metrobus intentaban mirar alguna mujer desnuda) hasta canciones que llamaban a organizarse hacia el paro nacional de mujeres y que mandaban a los curas a laburar.

Alrededor de las 19 horas, las agrupaciones de izquierda llevaron la protesta a la calle, cortando Bernardo de Yrigoyen en su intersección con Corrientes, sumándose después otra parte de la movilización. Las mujeres se alzaban eufóricas sobre los hombros de compañeros y compañeras para exponer su cuerpo de manera libre, cantando contra el patriarcado, contra los valores de la doble moral y los negociados del Estado y los sectores privados con el mismo cuerpo que censuran en la vía pública o en la playa. Uno de los sonidos más escuchados eran los clásicos “ululajes” atribuidos a los indios en las películas de Westerns, perfecto para expresar el espíritu combativo de la concentración.

En el transcurso de la movilización, LaBrokenFace realizó algunas preguntas a dirigentes y referentes de diferentes espacios y organizaciones de mujeres sobre la naturaleza de la medida, sus implicancias políticas y sus perspectivas.

Vanina Biasi, dirigente del Partido Obrero y del Plenario de Trabajadoras y delegada gremial de la comisión interna de No Docentes de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, compartió con nosotros la siguiente caracterización cuando le consultamos de dónde venía este impulso:

Es importante señalar el tema del impulso, porque lo que está impulsando esta medida de desafío, digamos, a las leyes vigentes y a los cánones que maneja el Estado en relación a las mujeres, es la aplicación de un Código Contravencional y esto es importante, porque los sectores populares hemos vivido de diferentes maneras la represión, llevadas adelante por parte de las policías en general a través de la excusa de estar aplicando algún artículo de un código contravencional. La Ciudad de Buenos Aires vivió eso con los vendedores ambulantes, han ido detenidos por el código que existe en esta ciudad. Por ejemplo, a una mujer que estaba dando de mamar, en un momento, hace poco tiempo, que es lo que desató el piquetetazo anterior, también la reprimieron en función de esos códigos y entonces, una vez más, se ve cómo a partir de la excusa de la aplicación de un código contravencional el Estado reprime a los sectores populares. En segundo lugar, el detonante tiene que ver obviamente con que las mujeres estamos indignadas en relación a que sea una ofensa para los criterios del Estado que una mujer esté haciendo topless en una playa, pero no sea una ofensa sin embargo, que con el cuerpo de las mujeres se hagan enormes negocios, algunos están ocultos y otros están a la vista de todos en los grandes medios de comunicación, por lo tanto, nos parece importante marcar también el desafío que significa esta convocatoria acá y en todo el país, para  exigir que con el cuerpo de las mujeres deje de hacer negocios el Estado, dejen de hacer negocios los sectores privados y que se deje a las mujeres decidir sobre lo que quieren hacer ellas y no que sea el Estado el que decida.”

#Tetazo en el Obelisco

#Tetazo en el Obelisco

Brenda Hamilton, co-presidenta del Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras (Cefyl) de la UBA e integrante de la Comisión de la Mujer del Cefyl, militante de la agrupación de mujeres Pan y Rosas expresó sobre el mismo punto lo siguiente:

(…) Creíamos que no podíamos faltar a esta movilización porque vemos que es una respuesta al ataque represivo de la policía que en un operativo totalmente desmesurado fue a querer impedir que tres mujeres hagan topless, creemos que tanto las mujeres como los hombres tenemos que poder vestirnos como queramos y que no tiene que venir la misma policía que después va a ser la garante de las redes de trata, que va a ser la garante de los abortos clandestinos, con la responsabilidad del Estado, a venir a decirnos a nosotras como tenemos que vestirnos. Por eso venimos a participar acá y a volver a gritar #NiUnaMenos, a organizarnos para participar de la marcha del 8 de marzo exigiendo un paro nacional e internacional de mujeres como ya se viene preparando en más de 30 países.”

Carolina, presidenta del Centro de Estudiantes de Psicología (CEP) de la UBA, frente a los argumentos esgrimidos sobre lo “contraproducente” que podría resultar de la exposición de la mujeres al reclamo, expresó:

Cosificación es justamente la teta que se está vendiendo, la teta que se utiliza para vender un cierto producto. La verdad es que las vemos en todos lados, en las revistas, pero justamente esa teta es la que está bien para la sociedad, la que se está vendiendo. Nosotras acá estamos en tetas porque es nuestro cuerpo y queremos decidir sobre eso.”

También tuvimos la oportunidad de entrevistar a Paz Gustavo de la Casa, referente del espacio “Las Fulanas”, una agrupación de mujeres lesbianas y bisexuales que cuenta con 19 años de activismo. La situación generada con varios de los asistentes varones que buscaban únicamente ver el cuerpo desnudo de las mujeres ahí congregadas, mereció para ella la siguiente opinión:

(…) incluso mirá todo lo que pasó ahora, lo que se movió y lo que nos cuesta desarticular y deconstruir el machismo que todos los hombres se pusieron a mirar por encima de nosotras (…)”

Paz también se expresó sobre la naturaleza de la movilización:

Es un caso más de empoderamiento de las mujeres sobre todo en esta situación donde nuestras tetas están tan sexualizadas que ni siquiera parece que son nuestras. Hay de todo para nuestras tetas: hay corpiños, hay implantes, hay de todo y nosotras no las podemos mostrar en la playa. Entonces, es una cuestión de empoderamiento de las mujeres, de adueñarnos de nuestros cuerpos y no que sean de otras personas, en este caso, como los hombres.”

La jornada, que duró hasta alrededor de las 20:30 hs, dejó varios temas planteados. En primer lugar ¿Cuál es el límite de la “desnudez” en la vía pública? ¿Porqué un cuerpo sexualizado en una revista, una marquesina de la calle Corrientes es aceptable y una mujer de carne y hueso en la vida real, no?

Parecería imponerse la cruda realidad como respuesta a esto, como ya hemos visto en las respuestas que no dieron las referentes que entrevistamos: el cuerpo sexualizado es un negocio, para el Estado y los sectores privados. Genera cuantiosas cantidades de dinero, lo cual, en la clave de doble moral en la que vivimos, es aceptable. Ahora, la mujer que muestra su torso y pecho desnudo, en la playa, o en la vía pública, sea por las razones que fuera, es víctima de la violencia estatal que rige desde los códigos contravencionales.

Las mujeres que en Necochea discutieron cara a cara con una desmedida cantidad de policías que aplicaban estos artículos arbitrarios, para los cuales los límites de desnudez tienen claras diferenciaciones de género y de uso (lucrativo/no lucrativo), las mujeres que en Corrientes protagonizaron el #Tetazo en la playa y estas mujeres que en el Obelisco se rebelaron contra la autoridad impuesta, llevan un mensaje claro: el cuerpo de cada uno puede ser exhibido de la manera que cada uno quiera. El problema, aquí, nuevamente, es político, es económico y social: la desnudez parcial es aceptable en la vía pública mientras sea un objeto de venta, pero si es un sujeto (lo que implica que automáticamente, si es sujeto, es también un individuo con derechos) y su desnudez no tiene más fin que su propia comodidad y expresión de libertad, es reprimido por la policía y cualquier otro brazo armado del Estado.

Las mujeres, como reza el título de esta nota, tomaron la libertad (la de mostrar cuando, donde y como quieren su cuerpo) por asalto. Queda ver con qué conclusiones de esta concentración llegará el movimiento de mujeres al Paro Internacional de Mujeres el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer Trabajadora), al Encuentro Nacional de la Mujer, al #NiUnaMenos y las diferentes instancias planteadas. Por el momento, este cronista se queda tranquilo con un aspecto sumamente positivo: las mujeres están organizándose por sus derechos y plantándose frente a las arbitrariedades injustas de un Estado que pretende regular y controlar sus cuerpos.

} else {

Juan Silvano

Juan Silvano

Estudiante terciario y universitario. Poeta, actor y escritor. Autor del blog https://juancamaron.wordpress.com/.
Juan Silvano
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Publicado por .

Comentarios