Spacer women: las mujeres en la escena dance argentina

Dj-mujeres

Este informe pretende, lejos de hacer un enfoque de género, dar lugar a la narración de la experiencia particulares de tres Djs argentinas. Tres mujeres, tres experiencias distintas, tres visiones sobre la escena electrónica actual.

Por Alan Ojeda. Ilustración: Groger Gutiérrez.

I

La historia de la pista de baile es también la historia de la liberación sexual y racial de una contracultura que decidió combatir la marginación con una comunidad festiva. El machismo explícito de Travolta en Fiebre de sábado por la noche no es representativo, ni por lejos, de los que fue la escena dance en sus comienzos. Frente a un género como el rock, que está dominado por una mayoría masculina y donde la mujer parece tener que adaptarse a cierta actitud viril, la música electrónica ha multiplicado el cupo femenino detrás de las bandejas sin necesidad de obligarlas a adoptar una estética determinada.

Desde la escena disco de New York y Fire Island hasta la actualidad, el territorio de la pista se ha transformado en un campo de batalla donde es posible subvertir el orden de las cosas: la sexualidad, la lógica del levante, el concepto de baile. En un principio la música disco fue el paraíso de homosexuales, latinos y negros que buscaban un lugar donde poder gozar y divertirse sin verse amenazados por la mirada de ese gran Otro que los marginaba y bastardeaba día a día. Poco a poco se fue transformando en algo más, donde los placeres en movimiento también adoptaron la lógica de una comunidad y una contracultura.

Como señalaba Nicolas Rosa, el psicoanálisis puede llevarse a distintos aspectos, incluso se puede hacer un psicoanálisis de la ciudad. Mientras en las horas del día el deber se hace presente, la gente corre a sus trabajos absorta siguiendo sus obligaciones, el ritmo de la noche está marcado por los deseos, el inconsciente sale a flote y toma terreno.

La noche, con su encanto, con su sensualidad, e incluso con su misteriosa incomodidad, es el retorno de lo reprimido que vuelve. ¿Entonces no será la hora perfecta para cualquier revolución?

II

Entonces, volvemos a la actualidad. ¿Hoy qué pasa detrás de las bandejas? En la movida internacional en número de mujeres Dj famosas es muy amplio: Marika Rossa, Ida Engberg, Magda, Rebekah, Miss Kittin, Nina Kraviz, Ellen Alien, Camea… y la lista sigue y se multiplica día a día. En Argentina, desde los comienzos de la escena rave podemos encontrar a Carla Tintoré, una de las pioneras que hizo posible que la electrónica tenga el lugar que tiene hoy en día en Buenos Aires. También podemos encontrar a Romina Cohn que comenzó su carrera tempranamente en Morocco y de la mano de Dj Hell recorrió las pistas más importantes de Europa. Pero el tiempo pasa, las generaciones también, y con el tiempo ha llegado un nuevo grupo de chicas que ya no son sólo reinas en la noche, sino que también llevan una vida fuera de las cabinas. La noche y la música fueron ganando terreno y borrando los límites de lo nocturno y lo diurno.

Violett es madre de tres chicos, Dj, productora y coordina el ciclo Classic Airlines con su pareja y padre de sus hijos, Dami Darko, también Dj y productor. Ambos forman Dj Family, una formación back to back (B2B) con la que a veces se presentan a tocar. Con tres niños pequeños, mucha gente se preguntaría ¿cómo trabaja de noche? “El otro día me cruce con un colega que me dijo: Y ahora con los bebes, vos ya estas, como diciendo ‘ya no podes pasar música, ya estas para tejer con Utilísima’. Yo pensaba ¿no voy a poder expresar lo que tanto me gusta con mis discos, porque tengo que cambiar pañales?: NO ES ASI.”, comenta Violett que, a poco de ser madre por tercera vez, volvió a las pistas como siempre. La vida se acomoda y todo toma su rumbo, todo se armoniza, engancha, como un track con otro, que va encontrando armonías compartidas entre las diferencias. Violett continúa: “A veces es hermoso poder tocar los fines de semana y en la semana poder estar cien por ciento con los niños. Trabajo desde casa con otras cosas también, organizando los eventos, y diseñamos cositas con Damian. Pasar música u organizar nuestros eventos, para nosotros es una actividad más de nuestras vidas, no vemos la noche como algo nocivo. Es implemente otro horario para trabajar y realizar actividades. Lo único negativo, es que el día después de salir de noche no descansas bien, pero bueno… es un sacrificio que tiene recompensa”. Los nenes juegan con los vinilos, con las bandejas y el mixer. La música es, desde el primer día de sus vidas, algo más, como un juego.

La música presente en la crianza, casi como en la sangre, algo tan temprano que el límite entre herencia y aprendizaje es indiscernible.

En el caso de Violett llegó a alcanzarse la convivencia armónica, aunque no es lo más habitual. Como todo trabajo en el arte, siempre hay más sacrificio que recompensa e insertarse en el circuito suele implicar un gran esfuerzo, sobre todo en una ciudad como Buenos Aires, donde la oferta y la competencia están a la orden del día. Sin embargo, al verla tocar es imposible no percibir esa sincronía, esa misma conexión que parece extenderse al resto de sus aspectos de la vida. La delicadeza con la que toca el vinilo buscando el beat justo, la velocidad, la entrada perfecta, con los ojos cerrados para sentir la vibración, invita dulcemente a bailar, cerrar los ojos y entregar la vida al ritmo. Un poema de Kerouac se me viene a la mente: “And his expression on his face/ Was as calm, beautiful, and profound / As the image of the Buddha / Represented in the East, the lidded eyes / The expression that says “All Is Well”. Por esas horas que se está en la pista, nada, absolutamente nada, puede salir mal.

III

No todo es color de rosas. Lucia Rasini a.k.a Dunkel Dame es madre soltera y pese a ser bastante nueva en la escena electrónica ha logrado hacerse lugar rápidamente en diversos ciclos del under. Pequeña, delgada y con cara de niña, le encanta el Techno duro. A esa belleza delicada la acompaña el carácter necesario para hacer frente a la vida y sus desafíos. Carácter techno. Chica techno. Nada de cursilerías. “Al ser madre es bastante complicado. Tenés que invertir mucho tiempo en buscar música, escuchar, preparar noche. Por cada fecha me preparo una carpeta a parte y me dijo si es un warm, un main o un closing. Igual es difícil, no tengo la facilidad de tocar cualquier noche o cualquier fecha del mes. Es algo que me sacó varias fechas, pero en este momento y para toda mi vida mi prioridad es mi hija, y se va balanceando”, comenta Lucía, a lo que agrega: “Como en cualquier otra profesión en la Argentina son todos muy machistas. Eso tiene sus pro y sus contras. Los pro, depende de cómo sea cada una, pueden darle una mano y eso las ayuda. Por ejemplo a veces te llaman sólo porque sos mujer y piensan que una mujer quizá lleva más gente, o te convocan por cómo te ves. Me ha pasado que me contactara gente pidiéndome que sea residente de un boliche y lo primero que le pregunto es ‘¿Me escuchaste?’ Y me dicen ‘no’. Y me indigno pienso ‘¿flaco sos pelotudo? Vos estas poniendo en juego tu trabajo, porque puede que mezcle muy mal o que tenga una línea asquerosa y pase música de mierda.’ Eso te pone una responsabilidad bastante pesada si te tomás las cosas en serio, estás arriba de una cabina y tenés que pensar en defenderte como Dj y también como mujer. Por otros lados, las contras están muy relacionados con los Pro. Por ahí un tipo que te ofrece una fecha es porque en verdad te quiere levantar y busca probar suerte. Creo que en general hay muy pocas cosas buenas siendo mujer, pero hay que saber manejarlo”.

En la casa de Lucia hubo un cambio repentino. De un día para el otro, después de una experiencia transformadora en la carpa de Enter de la Creamfield del 2012, en su casa se escucha electrónica desde la mañana hasta la noche. “Mi hija se levanta y hay electrónica. A veces se acerca a preguntarme, se pone a bailar conmigo. Ella tiene al papá que tiene una banda de rock y es mucha más fácil para ella aprenderse los temas del papá que tienen letra, pero me he levantado un día y ella estaba tarareando algún track que tiene algún vocal. Me doy cuenta de que hubo un cambio. Cuando empecé a poner música me decía que era ruido. Ahora que la encuentro a veces tarareando un tema, veo que hubo un cambio en su persona, una integración con la música electrónica”.

Algo de esa voluntad férrea que se trasluce sus sets. La materialidad densa del ritmo rápido y duro, y el peso de los golpes que avanzan como el acorazado Potemkin. Es que, a diferencia de otras artes, la música no representa, sólo presenta, de forma desnuda, una emoción pura, la forma rítmica y melódica de un sentimiento, o la intensidad del pensamiento que se introduce en el cuerpo como un golpe profundo. Quien escuche un set suyo no dudaría en pensar que esta joven princesa del techno lleva el acero en las venas.

IV

CÓMEME es, quizá, uno de los sellos de música electrónica más originales de la actualidad. En su estilo convergen diversos ritmos latinos que combinados con la nueva tecnología y el amor por la experimentación han dado lugar a un sonido fácilmente identificable en cualquier parte del mundo. Entre los Djs de sus filas, en su mayoría sudamericanos, podemos encontrar varios argentinos como los dúos Djs Pareja y Carisma, o la rosarina Ana Helder.

“En un momento de mucha búsqueda, Cómeme recién habían sacado los primeros dos eps. Les escribí porque me gustaba mucho lo que hacían y después de unos meses me respondieron, que se habían fijado en mi música también y querían editar ‘Complicado’, un tema que tenía en myspace desde el 2006. De ahí cuando viajé a Buenos Aires los conocí en persona y nos hicimos amigos, me invitaron a tocar, sacaron mi primer Ep. Cómeme siempre se asoció más con oyentes alternativos, no tan del palo del techno o electrónica. La idea del sello fue salirse un poco del sonido del club, para escuchar lo que hay en la calle y experimentar con esas cosas. La primera vez que escuché a Diegors ponía ritmos peruanos, cumbias y champetas colombianas de donde surge naturalmente Dany F por ejemplo. La gente bailaba como loca en una de las primeras Dengues en San Telmo y eso para mi fue histórico, y al mismo tiempo me sonaba muy natural. También Ralphi Rosario fue una influencia dentro del house, para mí, Ale Paz o Djs Pareja. Después cada uno interpreta e incorpora a su manera lo que le gusta de todo eso en su música”, explica Ana sobre sus comienzos en la movida.

Otro estilo, otro recorrido. Cada ritmo parece abrir el camino a una forma de vida diferente, a un nuevo paisaje sonoro, a una nueva comunidad. Ir a una fiesta donde participan Djs de Cómeme es una experiencia aparte. La sensualidad del ritmo y los sonidos, los vocales hipnóticos. Así se esté en pleno centro de una fría ciudad moderna, el cuerpo y la mente parecen volver a transportarse a un lugar paradisíaco, caliente y tropical. “Haber frecuentado el Stecken en Colonia para mí fue muy importante, además de haber sido la primera vez que viajaba a Europa a presentar ‘El groove de tu corazón’. Alguna que otra Dengue fue clave para mi aprendizaje, como el ciclo que hicimos con Rovere en Rosario”, confiesa Ana.

Respecto a la movida de hoy en día tiene una visión pragmática: “Cada vez hay más Djs en general, es algo que está creciendo. Con todos los programas nuevos y tutoriales de internet es muy fácil hacer música electrónica, no importa si sos mujer, hombre o transexual. Me cuesta mucho imaginar el futuro. Uno ve muchas cosas en internet pero nunca se sabe si son de verdad. Yo espero que la música venga más novedosa este año, en el sentido de que se rompa con los sonidos preestablecidos y haya más creatividad en la composición polifónica”.

En este sentido Ana coincide con Violett, que espera que el futuro nos depare algo experimental, bailable, sin el estrés del ruido extremo.

Para Ana la pista de baile está llena de situaciones de levante y seducción. Si bien no es una música que se baile usualmente en pareja, como otros géneros más clásicos, la sensualidad de los cuerpos está siempre presente: “Creo que la electrónica suele ser música de carácter introspectivo y lo bueno de eso es que uno puede bailar solo o sola y a la vez estar integrado con los demás”.

V

Tres mujeres, tres experiencias distintas cruzadas por un mismo amor a la música. La mujer ha estado ligada al baile, la seducción, el ritmo, la sensibilidad corporal y festiva en casi todas las culturas antiguas y contemporáneas. Quizá esa idea sea algo esencialista para los tiempos que corren, o quizá haya algo de verdadero detrás de todo eso y en la sangre lleven el germen de un cambio, de una revolución que no se concretará en el campo de batalla sino en la pista de baile. En familia, solteras o con hijos, estas mujeres han ganado terreno a fuerza de trabajo, voluntad y dance.

Leé también:

F.L.I.A, la alternativa existente, por Leandro Bukka White

Los auténticos heavysaurios, por Pablo Draletti

Alan Ojeda

Alan Ojeda

Periodista, escritor, docente de escuela media, investigador. Especialista en drogas y música electrónica. Editor de la Revista Equis y coordinador del ciclo de poesía, música y libros Noche Equis.
Alan Ojeda
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Publicado por .

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *