No va más… Historia y presente del juego en la Argentina: “El esquema actual es el peor de todos”

Entrevista a Federico Poore - El Juego en Argentina

Entrevista a Federico Poore – El Juego en Argentina

 

LaBrokenFace no deja títere con cabeza y se adentra en el peligroso mundo de la timba organizada. La oscura ligazón entre política y Juego se revela como uno de los temas cruciales de la época. Un negocio de los pocos para esquilmar a los muchos. 

Por Martín Paolucci Ilustraciones: Alan Ulacia

La entrevista es en San Telmo. En un tradicional bodegón de barrio de los que quedan pocos. El entrevistado es Federico Poore.

Poore es un prestigioso periodista y vino a contarnos cómo son los vínculos entre la política argentina y la industria del juego de azar. Tema del que se ha convertido en uno de los mayores referentes desde que publicó en 2014, junto a su colega Ramón Indart, “El poder del juego”. Un libro que indaga con mucha rigurosidad esta temática tan desconocida por el gran público.

El bodegón se inunda de un olor a comida que impregna todo lo que toca mientras el periodista degusta tentadores ravioles con salsa rosa y contesta una por una las preguntas de LBF.

*

¿Quienes son los grandes protagonistas de la industria del juego de azar en la Argentina?

El más importante de todos es Cristóbal López. Tiene una presencia federal y es el propietario de la mayoría de las máquinas tragamonedas en el país. Los casinos flotantes de Puerto Madero y el del Hipódromo de Palermo son suyos y factura entre este y otros negocios, más de 5 mil millones de pesos por año.

También hay otros como Codere y Boldt. La primera es una empresa española y tiene las cuentas más transparentes del mercado. Hay que aclarar que la mayoría no opera en bolsa por lo que no tienen porqué declarar sus ganancias. Por otro lado Boldt es de capitales argentinos. Ambas controlan la mayoría de los casinos de la Provincia de Buenos Aires. Otros jugadores importantes son “Los Danieles”: Daniel Mautone y Daniel Angelici, que son los mayores bingueros de la Provincia y también están asociados en otros negocios. Después hay empresas más pequeñas pero que no dejan de ser importantes. Esta es una industria que factura más de 105 mil millones por año en todo el país.

¿Cuándo empezó a ser tan importante el negocio en la Argentina? ¿Qué actores políticos lo permitieron?

A nivel nacional hubo históricamente una industria del Juego vinculada al turismo. Todas las ganancias se las quedaba el Estado Nacional y había casinos en balnearios como Mar del Plata, Tigre, Alta Gracia y otros lugares lejanos a las grandes ciudades.

En la Provincia de Buenos Aires el cambio se dio durante la gestión de Antonio Cafiero (1987-1991) quien al ver la irrefrenable popularidad que estaban teniendo los bingos de cartón en clubes y sociedades de fomento, decidió legalizarlos. Hasta ahí no había un problema social ya que el dinero que se apostaba era poco. Lo mismo sucedía con la quiniela. El gran vuelco a nivel nacional y provincial se dio en los 90’ con Menem Presidente y Duhalde gobernador. Ahí, como tantas otras cosas en la Argentina, se privatizó el Juego y se otorgaron muchísimas licencias. Casi siempre sin licitación. Fue en ese momento cuando entraron los grandes capitales privados y apareció un fenómeno de creciente popularidad mundial: Las máquinas tragamonedas. Máquinas que en vez de estar ubicadas solamente en casinos alejados de la ciudad, empezaron a instalarse en los bingos de barrio gracias a ciertos vacíos legales que lo permitieron.

¿Qué significó para los vecinos que en sus comunidades, en sus bingos de barrio, se instalen máquinas tragamonedas?

En muchos lugares humildes fue una verdadera catástrofe social. Haber roto con un modelo de industria del Juego mucho más sensato como era el de los años 50’ en la Argentina, o el actual en Chile, con pocos casinos ubicados en ciertos lugares turísticos para pasar a otro donde en cada bingo de barrio había maquinitas, hizo que la ludopatía de muchas personas, que ya existía seguramente, se potencie y estos terminen con sus casas rematadas o recurriendo a prestamistas.

Las máquinas tragamonedas. Máquinas que en vez de estar ubicadas solamente en casinos alejados de la ciudad, empezaron a instalarse en los bingos de barrio gracias a ciertos vacíos legales que lo permitieron.

Un fenómeno que es en la actualidad tanto una oportunidad económica como un problema para muchos intendentes y gobernadores. Esto es una particularidad argentina, ya que no se da en muchos países que la gran recaudación del negocio se de fuera de la temporada estival y en comunidades altamente pobladas.

A nivel negocio, ¿a quiénes potenció esto?

Con este fenómeno los bingueros de barrio se convirtieron en grandes empresarios. Uno de los personajes más significativos de esto es Daniel Angelici. Actual presidente de Boca Juniors y operador del radicalismo PRO con mucha influencia en el mundo de Tribunales, Angelici empezó con un par de bingos ilegales en la costa a principio de los 80’ y ahora factura más de 100 millones de pesos por año junto a su socio Mautone.

Aunque por supuesto los que más se beneficiaron de esto fueron los grandes de la industria, Codere, Boldt y sobretodo Cristóbal López. Han ganado cifras siderales estos últimos 20 años. Por ejemplo para Codere, y pese a que su casa central está en España, lo recaudado en la Provincia de Buenos Aires representa el 54% de sus ingresos anuales.

¿Cuánta ganancia le deja al Estado el Juego? ¿Realmente vale la pena como fuente de recaudación?

La ganancia que deja el Juego, si consideramos lo que recauda, es muy poca. De cada 100 pesos que se apuestan, solo 5 vuelven para el estado. Ahora, de un negocio de 105 mil millones de pesos por año te imaginarás que deja bastante dinero. Esa es la razón que puso el gobernador bonaerense Felipe Solá para explicar la expansión del negocio en 2002, aunque él tuvo algunos logros al respecto ya que impuso un control online bastante riguroso de las recaudaciones además de terminar con el canon fijo que era una locura y que sigue siendo la norma en la mayoría de las provincias. Antes en Buenos Aires las salas recaudaban en 14 días lo que tenían que pagar en todo un año. Otra cosa positiva que hizo Solá fue imponer un 34% de impuesto, el más alto del país. El de Capital Federal por ejemplo es muy bajo, de alrededor del 20%.

¿Es cierto que el Juego es una fuente de financiación paralela de la política debido a que nadie sabe a ciencia cierta cuanto recaudan?

Federico Poore

Federico Poore

Eso es algo que distintas fuentes del libro nos dijeron pero que no podemos probar con exactitud. La realidad es que la mayoría de las empresas son Sociedades Anónimas con recaudaciones ocultas que manejan mucho dinero en efectivo. A eso hay que sumarle que tanto en la Provincia de Buenos Aires como en el resto del país el control de cuanto gana el Juego a la hora de cobrarle impuestos es tan precario que el excedente puede tranquilamente usarse para eso. Como te dije antes, tenemos indicios de la relación de varios políticos con empresarios pero no hay pruebas fehacientes de negocios turbios. El tema es que, o por necesidad personal, financiar campañas electorales o para tapar agujeros recaudatorios, la mayoría de las fuerzas políticas nacionales tienen aceitadas relaciones con la industria. Esto es conflictivo ya que tal vez resuelven problemas presupuestarios en la actualidad pero hipotecan a futuro tanto a los gobiernos como a los ciudadanos, llenando sus territorios de bingos y casinos con licencias a muchos años y pagando cánones fijos que dejan menos dinero del que deberían.

¿Hay alguna excepción a esto? ¿Alguna administración que haya regulado correctamente o con seriedad el negocio?

Hay pocas, pero hay. La administración socialista de Santa Fe es la que tiene las cuentas más transparentes. Tienen un seguimiento claro de las ganancias y en vez de hacer adjudicaciones directas, llamaron siempre a licitación. Además no promovieron nuevos casinos sino simplemente inauguraron uno que había sido adjudicado en gobiernos anteriores.

El tema es que, o por necesidad personal, financiar campañas electorales o para tapar agujeros recaudatorios, la mayoría de las fuerzas políticas nacionales tienen aceitadas relaciones con la industria.

El Casino City Center de Rosario que fue proyectado años antes por Reutemann. Hay que pensar que siendo la tercera provincia más importante del país, Santa Fe solamente tiene 3 salas mientras su vecina Córdoba tiene casi 20.

Hay ciudades importantes que todavía se resisten a la entrada de todo tipo de Juego. Córdoba Capital es un ejemplo de esto, donde pese a un importante lobby por parte de Cristóbal López hacia el por entonces Intendente Luis Juez, éste nunca pudo instalar una gran sala en el centro de la ciudad. Capital Federal es lo contrario, un caso perfecto de lo que representa el descontrol del Juego en la Argentina. De las capitales mundiales, es de las que tienen mayor cantidad de tragamonedas, tanto en su territorio como cerca de este.

¿Cómo fue evolucionando la industria del Juego en la Ciudad de Buenos Aires?

Buenos Aires fue una ciudad libre de todo tipo de Juego hasta 1994. Es en ese año, en pleno auge del menemismo, que desde el gobierno nacional, que era quien decidía todo en la Ciudad ya que aún no era autónoma, intentaron meter el negocio a toda costa. Menem incluso había proyectado la idea de un gran casino de capitales norteamericanos en la zona de Retiro, proyecto que no pudo realizar debido a la fuerte negativa tanto de los vecinos como de partidos opositores. Pese a todo, ese año el gobierno pudo instalar varios bingos de cartón ya que representaban un tipo de Juego blando, de las tragamonedas aún no había noticias.

El desquite de Menem llegó en el 99’, cuando en el final de su gestión logró instalar en Puerto Madero un barco que en teoría había entrado como bien de importación pero que rápidamente se constituyó como el primer casino flotante de la Ciudad. Pese a las críticas recibidas, y a la oposición del gobierno dirigido por De la Rúa, el casino pudo quedarse con la excusa de que estaba asentado en aguas nacionales. Después vino un segundo barco y el resto es historia conocida.

¿Cómo es la situación actual?

La estocada final se dio a principios de 2003, en medio de la crisis, con un convenio entre la Ciudad y el gobierno de Duhalde. Fue en ese año que se le permitió a Cristóbal López, que tenía la concesión del Hipódromo en terrenos nacionales del ferrocarril, la instalación de miles de tragamonedas. Para darte una idea fue como poner un casino de Las Vegas en medio del barrio de Palermo.

Menem incluso había proyectado la idea de un gran casino de capitales norteamericanos en la zona de Retiro, proyecto que no pudo realizar debido a la fuerte negativa tanto de los vecinos como de partidos opositores.

Si a eso le sumamos la gran cantidad de bingos con tragamonedas ubicados en distintos puntos fronterizos de Buenos Aires como: Avellaneda, Lomas del Mirador, Ciudadela, etc, y de que a pocos kilómetros está el Casino de Tigre, estamos hablando de una Capital rodeada por la industria del Juego. Una Capital con más de 6900 tragamonedas dentro de su territorio. Una locura.

¿Cómo ha sido la gestión de Macri con respecto al Juego?

Federico hace una pausa mientras toma un trago de gaseosa para bajar los ravioles.

Macri estaba por renovarle a Cristóbal López las licencias pero debido a la presión política de Michetti, Massa, Lousteau y otros que hablaban del Juego, tuvo que dar marcha atrás. Gracias a esto la Ciudad va a recobrar el control del negocio y decidir en que términos regularlo. Ahora muchos dicen que Macri y su posible sucesor Larreta tienen buena relación con López. Además hay que recordar que el binguero Angelici es su delfín en Boca y un importante miembro del PRO. Imagino que si llega a ser Presidente tendrá buena relación con la industria.

Ya que estamos con hablando de un ex dirigente del fútbol ¿Qué pensás que puede suceder con el Juego si Marcelo Tinelli llega a ser presidente de AFA?

Uno nunca sabe pero hay varios datos que llaman la atención: En la AFA hace rato que quieren meter el juego a través del PRODE bancado, algo similar a las apuestas online que hay en Europa y que tantos escándalos ha generado. Por otro lado, la candidatura a presidente de Tinelli está muy fogoneada desde muchos medios y sectores vinculados al Juego. Otra cosa no menos importante es que el conductor es socio de Mautone en una bodega de vinos y de López en Ideas del Sur. Muchos elementos que dan para pensar…

¿Y el otro de los principales candidatos a Presidente? ¿Cuál fue la marca de la gestión Scioli en la Provincia?

Hay varios puntos. Primero le hizo cambios al sistema de control online, cambios que lo hicieron mucho menos transparente y segundo, en su gobierno apareció lo que se conoce como “Bingos con rueditas”. Que es que como no se pueden dar nuevas licencias, en invierno se trasladan en los papeles, los de Villa Gesell y Pinamar para transformarse en los bingos de Ezeiza y Polvorines.

¿Cómo fue la evolución de este negocio durante el Kirchnerismo?

Hubo dos etapas. La primera de gran expansión, continuando lo que había hecho Duhalde. Algunos dicen que solo por necesidad recaudatoria y otros porque Cristóbal López era muy cercano a Néstor Kirchner. Hay que decir que la mayoría de las nuevas licencias no las dio el gobierno nacional sino gobiernos provinciales, aunque casi siempre aliados al kirchnerismo.

En estos años se potenció un modelo de Lotería Nacional cuyas prácticas lo haicieron parecer más que un ente regulador, un socio de las grandes empresas del Juego. La segunda etapa con Cristina, especialmente los últimos 5 años, ha sido más tranquila, con muy pocas licencias otorgadas en el país. Es posible que esto sea más que por una cuestión estratégica, por el agotamiento del mercado. Ya somos el segundo país de América con más cantidad de tragamonedas por habitante. Alrededor de 560. Muy cercanos al número de Estados Unidos.

Argentina tiene una enorme cantidad de máquinas. Esto es así porque además de la fuerte concentración en su Capital, tenemos salas en lugares insólitos. Por ejemplo, hay pueblos cordobeses de 16 mil habitantes que tienen un gran casino en el centro. Esto se repite a nivel nacional. Si miras las estadísticas estas salas facturan lo mismo todo el año. Lo que quiere decir que no viven de los turistas. Viven del Juego local, de la apuestas de personas que en general son simples laburantes.

¿Cuáles son las situaciones más negativas con respecto al negocio del Juego en la Argentina?

Hay varias. Primero y como te dije antes la cantidad de máquinas tragamonedas por habitante que es altísima. Después la falta de regulación de cuanto pagan, con la existencia de cánones fijos en muchos lugares y poca transparencia en la fiscalización. También que haya licencias a larguísimo plazo.

Esto se repite a nivel nacional. Si miras las estadísticas estas salas facturan lo mismo todo el año. Lo que quiere decir que no viven de los turistas. Viven del Juego local, de la apuestas de personas que en general son simples laburantes.

Por ejemplo hay un casino en San Miguel de Tucumán que tiene una concesión asignada por el gobernador Alperovich hasta el año 2065. Esto es algo que ni siquiera existe en la industria petrolera y que no tiene ninguna necesidad, no hace falta amortizar tanto este negocio. Finalmente, y lo que creo que es más importante, como también te dije antes, es que la mayoría de la apuestas en la Argentina sean locales.

¿Cómo es el Juego en la mayoría de los países de la región?

Tenés de todo. Brasil tiene prohibido los casinos aunque hay una quiniela clandestina muy popular que opera prácticamente a la luz del día, el “Jogo do Bicho”. En Chile han hecho una gran reforma hace unos años, hicieron caer todas las licencias y establecieron un sistema ordenado similar al que tenía la Argentina en los 50’, con pocos casinos y en lugares turísticos. En Ecuador lo prohibieron. En México y en Colombia están cerrando muchas salas ya que están asociadas con el narcotráfico.

¿Cuál fue la razón por la que creció tanto el negocio del Juego en los últimos 13 años?

Fue una especie de tormenta perfecta, ya que se combinó la expansión del negocio que era algo que venía desde los 90’ con la peor crisis económica de la historia argentina. Eso dejó a los estados quebrados y en el Juego vieron una oportunidad de recaudar más impuestos. Las malas lenguas dicen también que hay detrás una gran necesidad coimera por parte de los gobernantes aunque lo que yo veo es, más que connivencia, una gran improvisación en como se manejan las cosas.

¿Podrías profundizar eso de la “improvisación”?

Lo demuestra el hecho de que desde el propio seno del poder y de los sectores que se benefician de esto se quiera cambiar el sistema. Hay políticos opositores, oficialistas e incluso empresarios del Juego que están pidiendo una urgente reformulación porque esto no da para más. Están convencidos que le hace mal al negocio la escena de gente humilde siendo esquilmada. Los empresarios se están tratando de reconvertir en un sector de “entretenimiento”, tal como sucedió en Las Vegas o como era en Argentina, hasta hace 30 años. El esquema actual es el peor de todos los modelos posibles. No es ni totalmente estatal, ni totalmente privado, sino una promiscua mezcla de ambos.

Finaliza la entrevista y Federico se pide un flan mixto mientras se queda amablemente a charlar con el entrevistador cuestiones que van más allá de las que atañen específicamente a esta nota. Seguir hablando de la industria del Juego en la Argentina tal vez no sea la mejor manera de hacer la digestión.

*

Leé también:

La Timba del Ladrillo: Especulación inmobiliaria en la Ciudad, por Lucas Andino

 

Martín Paolucci

Martín Paolucci

Es periodista, tallerista y (en algún futuro) escritor.Se especializa en política internacional. “El periodismo será literatura o no será nada”. Dirige cursos en el www.institutocaeg.com y colabora en cualquier lugar y formato en el que se lo permitan.
Martín Paolucci

Latest posts by Martín Paolucci (see all)

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Publicado por .

Comentarios

2 Comentarios

en “No va más… Historia y presente del juego en la Argentina: “El esquema actual es el peor de todos”
2 Comments on “No va más… Historia y presente del juego en la Argentina: “El esquema actual es el peor de todos”
  1. Pingback: LaBrokenFace | La Timba del Ladrillo: Especulación inmobiliaria en la Ciudad

  2. Pingback: LaBrokenFace | El “hombre bueno” que mató y fue absuelto por un jurado popular