De dólares, prostitutas e ideologías

El Modelo K - Entrevista a Carlos Maslatón

El Modelo K – Entrevista a Carlos Maslatón

Entrevista de LBF a CARLOS MASLATÓN, analista de mercado y periodista. Un intento de entender la situación económica desde la visión liberal.

Por Federico Millenaar e Ignacio Damonte. Ilustración: Groger Gutiérrez.

LaBrokenFace sigue adentrándose en la problemática económica de la Argentina. Así como hace unas semanas discutimos con Aldo Ferrer, referente de la economía heterodoxa, ahora charlamos con un representante del pensamiento liberal, Carlos Maslatón, analista de mercados, periodista y abogado.

Sin miedo a las frases polémicas, Maslatón nos explicó su visión sobre la actualidad económica y también se refirió a la prostitución, las drogas y la ideología política.

De dólares, prostitutas e ideologías - Entrevista a Carlos Maslatón

A principios de enero habías pronosticado que en pocas semanas el dólar libre iba a alcanzar los 12,75 pesos y que en el mediano plazo llegaría a los 36 pesos. La primera parte de tu predicción se cumplió, ¿seguís pensando que en unos meses el dólar negro superará los 36?

El artículo del que hacés mención es del 6 de enero, cuando el dólar estaba a 10,45 pesos. A mí me daba técnicamente que iba a ir a 12,48 rápidamente. Esto no es un número tirado al azar, yo me dedico a hacer análisis técnico de mercado financiero, que consiste en estudiar la historia de los productos financieros, como el peso-dólar, el euro-dólar, una acción de la bolsa norteamericana o una de la bolsa argentina, leer los gráficos que son la expresión del sentimiento de todos los que operan con estos productos, y su posicionamiento. De una correcta lectura de los gráficos vos podés inducir tendencias futuras. Esto es todo un arte que se llama análisis técnico. Yo me dedico a esto hace 25 años, cuando tiro estos números no son inventos. La técnica no es única, cada analista puede tener una visión distinta. Yo creo que el peso argentino está en un proceso de desvalorización desde principios del año 2011. Hay que entender la historia del peso, en noviembre de 2001 empieza una nueva moneda en nuestro país con la caída de la convertibilidad. Va hasta 3,96 en agosto del 2002; después está tres años bajando, durante los primeros años del kirchnerismo, hasta 2,73 en julio de 2005; y luego arranca un proceso, cuando vuelve a superar la zona de 3,50 en 2010, donde ya queda liberado para hacer un nuevo movimiento al alza. A mí me está dando que esta depreciación va a continuar, que vamos a 15,10 en dos o tres semanas, aunque los movimientos nunca son directos. Al mismo tiempo, el número 36,95 también se deduce de una cantidad de relaciones técnicas. Aclaro que esto no tiene nada que ver con los analistas que agarran la base monetaria y la dividen por las reservas del Banco Central para llegar a un tipo de cambio. Yo impugno completamente estos cálculos. Los tipos de cambio no obedecen a ninguna relación técnica entre reservas y circulante. La demanda de dinero es lo que hace que se fijen los precios de las monedas entre sí. Yo creo que estamos en un proceso de depreciación de la moneda y estos acontecimientos económicos te van generando los acontecimientos políticos. Casi te diría que los acontecimientos económicos determinan la cultura política. No es casualidad que hayamos tenido la década kirchnerista después del crash de 2002. Tampoco es casualidad que ahora esté poniéndose en duda la ideología de los últimos años producto de la caída de la moneda, de un sistema económico que no da para más. Además de los enojos de Capitanich y Kicillof que no pueden creer lo que pasa con los precios de la cosas e imaginan especulaciones y maniobras. Nada de esto es cierto.

Hace días acusaron al presidente de Shell de querer desencadenar una corrida.

Es una acusación que no tiene ninguna consistencia desde lo legal ni lo económico. Vos no podés reprimir a alguien porque pone una orden operativa en blanco en base a las reglas del juego que el mismo gobierno fijó.

Nadie puede desencadenar una corrida, no existe el manejo de los precios en un mercado con un nivel de transparencia como este

¿Una sola empresa, como Shell, puede desencadenar una corrida?

Nadie puede desencadenar una corrida, no existe el manejo de los precios en un mercado con un nivel de transparencia como este. Yo puedo ponerme a vender el dólar a 18, pero de ahí a que me lo pague, no tiene nada que ver. Lo que hizo la mesa de dinero de Shell fue pagar para arriba, pero ¿no quería el Gobierno la convergencia del dólar negro y el blanco? No tiene sentido la acusación, no va a pasar nada. Además los acontecimientos día a día van desmintiendo al Gobierno que quiere explicar con maniobras políticas hechos que son de naturaleza económica.

El mundo funciona en base a una regla: el tipo de cambio de libre acceso. Vos vas al mercado y compras o vendes cualquier moneda, ya seas mayorista, minorista, exportador o importador, y allí se va discutiendo el precio. Desde finales del año 2011 el Gobierno dice que esto no va más. Argentina queda como país aislado

¿Cuáles son estas maniobras?

El Gobierno cree que puede manejar los precios con declaraciones, con órdenes o denuncias de conspiraciones. Si vos salís del enfoque técnico de mercado y vas a las causas de por qué pasa lo que pasa, llegás a las medidas tomadas en octubre de 2011 cuando el Gobierno dice que el peso no es más cambiable por otras monedas. Es lo que se ha dado en llamar popularmente “cepo cambiario”.  Quiere decir que vos no permitís más la compra y venta libre de pesos contra otras monedas. El mundo funciona en base a una regla, que ya llevan 43 años, que es el tipo de cambio de libre acceso. Vos vas al mercado y compras o vendes cualquier moneda, ya seas mayorista, minorista, exportador o importador, y allí se va discutiendo el precio. Desde final del año 2011 el Gobierno dice que esto no va más. Argentina queda como país aislado. El efecto es muy grave, y es lo que estamos viviendo ahora, ya que impedís que otros acepten tu moneda. Si vos quisieras ingresar en el club de monedas de segundo nivel que son muy aceptadas, como las del norte de Europa, el real brasileño, el peso mexicano o el dólar de Canadá, es imprescindible que tu moneda se cambie libremente todas las veces que se quiera. Es decir, que si un canadiense recibe pesos argentinos y con eso quiere comprar yenes japoneses, que lo pueda hacer. Pero el Gobierno dijo que eso no se puede, que la moneda es no-convertible, pasa a ser un vale de uso interno, solo vale dentro del país. Además, el precio no flota, no se discute en base a la oferta y la demanda, lo fija el Gobierno. Por eso hay faltante. Yo cuando vi esto me quedé muy impresionado porque no creí que el kirchnerismo hiciera algo como esto. En los tiempos de Kirchner no se hubiera hecho esto. Es una locura que le agarró a Guillermo Moreno y no hubo nadie con fuerza suficiente para frenarlo. El gran problema que vos tenés con este sistema cambiario es que te quedás aislado, tu moneda y tus productos no pueden ser aceptados.

¿Qué le pasó al kirchnerismo que cometió, con diferentes metodologías y discursos, el mismo error que ellos criticaron con Martínez de Hoz y Cavallo?

¿Qué efectos sociales tendría que se libere la flotación del dólar, con la consiguiente devaluación, en términos de empleo, actividad, desarrollo de la industria?

Voy a regresar a una discusión que el industrialismo argentino, el kirchnerismo y el duhaldismo, tenían hace doce o trece años. Ellos criticaban que el país era muy caro en moneda dura, por eso tenías una industria deprimida y no podías exportar. De hecho se culpa de la crisis de fines de los `90 al sistema de convertibilidad. Lo mismo pasó en los `80 con Martínez de Hoz, la gran crítica centroizquierdista al modelo era que el país era carísimo en dólares, entonces reventabas a tu propia producción nacional. ¿Qué le pasó al kirchnerismo que cometió, con diferentes metodologías y discursos, el mismo error que ellos criticaron con Martínez de Hoz y Cavallo? Yo me baso en los mismos argumentos que los que ahora gobiernan usaban hace una década y te digo que si tenés un tipo de cambio más competitivo es mejor para el país. Yo los exhorto a ellos a reflotar las cosas que dijeron. No hay ninguna duda que si vos tenés un tipo de cambio real que el mercado decidirá dónde tiene que ir, libre acceso, ingreso y egreso de capitales, de entrada vas a tener un cimbronazo, pero en pocos meses estás con la economía a pleno devuelta. Si dejás actuar estas variables la economía se reactiva con  gran rapidez. En un contexto mundial que es muy favorable, a diferencia de lo que el Gobierno cree. La crisis mundial terminó hace varios años. No es cierto que el mundo esté en recesión, la economía norteamericana está al taco. De hecho, la Reserva Federal se está retirando del mercado. Un plan económico que tome fuertes medidas ahora te saca el país para arriba. Yo no sé si el kirchnerismo aún tiene tiempo político de hacerlo. Aunque nunca es tarde en política. Tendrían que reconocer que esto no funcionó y decir “vamos por otra cosa”. Entonces así el país va a zafar. Se van a tener que actualizar los precios, los salarios, va a haber que ajustar las cuentas públicas, pero a su vez vas a tener ingreso de capitales y vas a poder cerrar todos los conflictos que tenés, como YPF, los fondos buitres, el Club de París, etc. Con eso vas a salir adelante. Ahora, uno de los grandes problemas que tenés en política es cuando hablás demasiado. Ellos hablaron demasiado y no sé cómo van a hacer para darse vuelta.  Evidentemente va a tener que hacer cambios en el Gabinete, por lo menos el ministro de Economía.

 Moreno ideológicamente era un fascista, pero no me refiero a la parte de la violencia, sino al sistema económico. Cree que el que Estado tiene que dirigir a los sindicatos obreros y empresariales

Usted afirma que Kicillof es “peor” que Moreno, ¿por qué?

A mí me parece que Moreno no hubiera puesto el impuesto a los bienes suntuarios, como los autos. Toda la gente del sector automotriz dice que esto es mortal para la industria. En lugar de perjudicar al rico, perjudica al pobre, se cierran concesionarias, se fabrica menos. Destruyen una industria que había levantado. Esto es la locura de Kicillof. Además hay otra cosa, Moreno, ideológicamente era un fascista, pero no me refiero a la parte de la violencia, sino al sistema económico. Era el típico fascista italiano de los años `30. Él tenía por función dirigir a los empresarios. Eso es lo que cree el fascismo, el que Estado tiene que dirigir a los sindicatos obreros y empresariales. Es un sistema pésimo, de hecho, Moreno es el gran destructor de la economía nacional. Moreno reventó al kirchnerismo, porque hasta el 2008 era un mal gobierno, pero no era pésimo, y en algunos aspectos era regular. Era un gobierno populista clásico, pero el país podía seguir muchos años así, no se iba a fundir. Cuando Moreno empieza a tomar la manija entre fines de 2007 y principios de 2008, el tipo arruina todas las inversiones, el ingreso de capitales y la producción porque pretende dirigir a los empresarios. Pero me parece que tenía un poquito más de sentido común, en algún momento bajaba la línea. Kicillof profesa otra ideología, él es comunista prosoviético y cree en la planificación central y total de la economía. Para él los precios son simplemente números que habilita el estado para que se hagan las transacciones. No cree en los precios como un sistema que expresa la voluntad de la demanda, las valoraciones de los consumidores y los productores. No cree que los precios tengan que ordenar la producción. Para él, la economía tiene que funcionar con órdenes. Moreno y Kicillof tienen algunas cosas parecidas pero me da la impresión de que él es más torpe. Grita menos y no pone una pistola en el despacho cuando recibe a los empresarios pero es más inútil. Además, lo que están haciendo ahora es destruir un aspecto de las finanzas argentinas que venía mejorando, la deuda pública. En los últimos días se han empezado a destruir los precios de los bonos. Bonos que se van a pagar dentro de 15 meses están rindiendo 16.5 por ciento, en una tremenda señal de desconfianza.

El Modelo K - Entrevista a Carlos Maslatón

El Modelo K – Entrevista a Carlos Maslatón

Me imagino que estás al tanto del fenómeno del BitCoin, ¿crees que el hecho de que no haya un Estado que la emita  puede favorecer al crecimiento de una moneda?

El BitCoin es un éxito. Ganó la batalla de la instalación. Es muy interesante lo que ha pasado en los últimos tres meses, todos los gobiernos del mundo salieron a degradarlo. Empezó Tailandia, después China, Canadá y Francia. Hubo distintas advertencias, algunos decían “tengan cuidado que esto puede terminar mal” y otros directamente que no quieren que se use como medio de pago.

Me da la sensación de que es miedo de estos gobiernos al ver que una moneda que ellos no controlan funciona bien.

Sí, es eso. En China el gobierno estaba indignadísimo, porque es una moneda privada, de emisión descentralizada. Al BitCoin no la emite un tipo, sino un montón de sujetos en el mundo, y además se usa para comercializar un montón de cosas, tanto bienes y servicios, como la moneda en sí misma, porque la gente la usa para competir contra el euro y el dólar. Pero analicemos que fue lo que ha pasado: el BitCoin tuvo un crash de mercado en el mes de abril o mayo, cayó de 252 a 58 en pocos días. Después se recuperó hasta el 800, 900 y salieron varios gobiernos a degradarlo y caía para después subir. Las últimas calificaciones fueron neutrales. ¿Qué es lo que está pasando acá? Hay un montón de gente en el mundo que dice: “Yo quiero BitCoin”. En EE.UU. primero están todos los tecnológicos del Sillicon Valley, que son millones de personas, no 40 mil; son tipos muy independientes, anarquistas en su comportamiento. Este tipo de humano está en cada país del mundo, gente que quiere ser original, que es libertaria ideológicamente, incluso algunos son anarquistas de izquierda, y dicen que usan BitCoin. Todos estos tipos le ganaron la guerra al Banco Central de China o le ganaron a todas las advertencias que hicieron los Bancos Centrales. Yo creo que está bastante consolidado el BitCoin. Ahora, ¿es una moneda? Sí, y puede competir tranquilamente contra las monedas de papel que fabrican los gobiernos. Hay monedas de papel malas, como la de Argentina, que no se puede cambiar, y hay monedas de papel buenas que tienen igual aceptación. Yo no creo de todas maneras que haya un sistema monetario único para el mundo. De hecho, las personas más liberales en términos económicos dicen que tienen que existir todas las monedas que se quiera y que el mercado decida cuáles van y cuáles no. El BitCoin va en esta línea, por eso es no estatal, no centralizada y de emisión y circulación totalmente distribuida.

Se dice que en nuestro país hay muchas personas operando con BitCoin, y también que los argentinos le abren las puertas porque son personas acostumbradas a que la economía fluctúe y siempre busca nuevas maneras de poder invertir bien su dinero. Es muy creativo con esas cuestiones. ¿Ves que el argentino abraza al BitCoin por estas razones?

Yo creo que el éxito en Argentina es una combinación de la desconfianza de un montón de personas al gobierno y a la moneda nacional; tiene que ver con la cultura financiera del argentino que es enorme; y además tiene que ver con que Argentina es un país muy tecnológico. No es que está lleno de máquinas, sino que la gente, la población argentina, es un éxito desde el punto de vista de las herramientas tecnológicas que se van creando. De hecho, tenes argentinos en todas partes del mundo creando tecnología. Argentina es vanguardia en el uso de las redes sociales, ya cuando se creó Facebook la presencia de argentinos era arrasante, lo mismo pasa en Twitter. La riqueza de Argentina no es por los recursos naturales, sino por la población que tiene, y el comportamiento con el Bitcoin y la tecnología en la era de Internet muestra la potencialidad del país. Lo único que se necesita es un gobierno que permita que se liberen  las energías productivas y creativas de la población y con eso arrasamos.

Las mujeres que ejercen la prostitución hoy las tenés en Facebook y en Twitter, y en páginas de Internet. Habiendo tanta oferta ¿para qué alguien va a secuestrar una chica y esclavizarla y tenerla en un lugar clandestino? Es extremadamente riesgoso

Cambiemos el plano de la conversación a lo social. Hace unas semanas diste una entrevista acerca de la prostitución que trajo bastantes repercusiones. Una de las cosas que dijiste es que existe una “falta de lógica” en la existencia de las redes de trata de personas. Me gustaría que profundices en esta idea, porque particularmente esto encendió críticas de organizaciones que están intentando acabar con un problema que todos pensamos que está en la sociedad, pero vos decís que no.

Primero hay que aclarar el régimen legal argentino. Dice que la contratación de la prostitución, la oferta y la demanda, es libre, siempre que los participantes sean mayores de edad y que no haya una organización de por medio. Esto hay que aclararlo porque la gente no sabe que es así, piensa que la prostitución es ilegal, pero es legal en casi todo el mundo, hay dos o tres países que la prohibieron nada más, que son Suecia y Estados Unidos. Pero hay países que hay tenido restricciones, tanto policiales como administrativas, o que han permitido que se creen mafias de trata de personas. Esto pasa en algunos lugares del tercer mundo, como en el sudeste de Asia o en África. Puede ocurrir en un país occidental altamente desarrollado y cultural como Argentina o Francia. Una banda puede capturar una persona y hacerla una esclava sexual. Ahora, a mí me parece que todo esto está muy exagerado en los medios, siempre que desaparece alguien se dice que lo tomó una red de trata. Entonces yo me pongo a pensar la lógica que hay detrás de eso, el sentido de ese delito, ¿para qué alguien lo va a hacer? El mercado de la prostitución está en plena expansión en todo el mundo, hay cada vez más participantes. No es un tema de que la demanda aumente. Tomando el caso del hombre que le paga a la mujer, que es el más clásico, el volumen de demanda es estable, pero en los últimos años ha habido una expansión de lado de la oferta. Cada vez más mujeres ofrecen sus servicios de prostitución, y esto es muy notable en los últimos 15 años. Hay varios motivos para que esto haya sucedido. Uno es el cambio en la moral media de la sociedad, es decir, antes cuando una chica ejercía la prostitución estaba visto como algo marginal, hoy es común, porque lo ves en las escuelas, en la universidad, en la vía pública y además está el fenómeno de Internet que permitió la oferta directa de los servicios sexuales sin intermediarios. Entonces la teoría, que más que teoría es una comprobación, es que la institución del proxeneta tradicional, reprimido por la ley, y el prostíbulo como tal, inclusive el bar de encuentro, la whiskería típica, están en decadencia desde el punto de vista técnico. No se necesita más, no es demandado, no es importante como servicio porque las relaciones son directas. Las mujeres que ejercen la prostitución hoy las tenés en Facebook y en Twitter, y en páginas de Internet. Habiendo tanta oferta ¿para qué alguien va a secuestrar una chica y esclavizarla y tenerla en un lugar clandestino? Es extremadamente riesgoso. Digo dos cosas: una, desde el punto de vista del que hace esta actividad, ¿para qué la va a hacer? La prostitución no es un producto escaso, es tremendamente abundante. Las mujeres tienen derechos, y si quieren ejercer la prostitución, tienen que tener derecho a hacerlo, y el Estado no puede meterse, es un problema de cada uno. Sí hay que proteger la minoridad, esto tiene que estar prohibido y de hecho lo está. Pero vos como supuesto esclavizador de mujeres, ¿para qué lo vas a hacer?, ¿qué es la prostitución?, ¿es un bien que no se consigue, es un diamante exclusivo?

Lo que decís es polémico, hay muchas organizaciones que están tratando de encontrar a mujeres en casos donde hay pruebas de que fueron cooptadas por grupos mafiosos. Una ONG como La Alameda, por ejemplo, te pueden rebatir el punto que planteas al decir que la mujer explotada por un proxeneta no se lo va a decir a la persona con la que está teniendo sexo, probablemente lo va a querer ocultar. ¿Cómo se explica entonces que no exista la trata de personas?

Yo no digo que no haya, yo digo que no puede ser lo común por cómo se han desarrollado las relaciones entre hombres y mujeres en las últimas décadas en el mundo. El Estado tiene que estar preparado para aniquilar cualquiera de estas situaciones. Yo hablé con el jefe de La Alameda por radio, y no tengo problemas con lo que hace esa organización. Si descubren que hay trata de personas, yo estoy con ellos. Yo te digo que eso no se puede extrapolar a la situación de un contrato libre, una locación de servicios entre mujer y hombre de contenido sexual, porque eso es otra cosa, no tiene nada que ver con la trata.

¿Separás la prostitución de lo que puede ser el secuestro de una chica para que sea utilizada sexualmente?

Por supuesto. La creencia de estas organizaciones, no digo que sea el caso de La Alameda, y de muchas personas que desconocen el tema, es que atrás de la prostitución hay un proxeneta o que hay trata de personas. Esto es lo que impugno olímpicamente porque es falso. Además, el tipo que contrata prostitución es, desde el punto de vista psicológico, el opuesto al violador, detesta la violencia y lo que sea obligatorio. Justamente lo que le atrae es la mujer que quiere estar: “Pagame y yo estoy”. Entonces es un tipo que tiene como una tendencia natural a no ingresar en ningún lugar que parezca que haya algo raro o que haya mujeres oprimidas. No va a ir a esos lugares, puede ir a una casa particular por un aviso que encontró en el exrubro 59, puede contratarla en la calle, o ir a un bar de los tantos que hay en el microcentro, pero no va a ir a una guarida de una banda de delincuentes que tienen secuestradas personas. Yo no estoy impugnando la lucha contra la trata de personas, impugno meter a todo en la misma bolsa. La trata de personas es ilegal y tiene que ser combatida, y además hay que proteger a las menores. Te digo la verdad, por cómo fue evolucionando todo esto, el planteo de las organizaciones de trata es una falla muy grande: es la tergiversación de lo que sucede.

El Modelo K - Entrevista a Carlos Maslatón

El Modelo K – Entrevista a Carlos Maslatón

Entonces vos decís que cada vez que desaparece una chica y se habla de trata de personas, es más una excusa de las autoridades, la Justicia o la Policía para no decir que son negligentes y no pueden encontrarla.

Puede haber algún caso, pero te digo la verdad, de todos los que he seguido, y quiero saber en concreto haciéndole la pregunta a los que están leyendo la entrevista: ¿descubrieron en los últimos años en Argentina el secuestro de alguna chica que fue a parar a un prostíbulo clandestino y fue contratada por alguien? Hay muchas personas que desaparecieron y que después no tenían nada que ver con la trata. A mi me parece raro, imaginate que si desaparece alguien en el país todas las fuerzas nacionales y provinciales tienen que estar atrás de eso. Yo digo que no podés etiquetarla automáticamente como un secuestro para ofrecer prostitución, porque la prostitución no necesita ser comercializada con intermediarios o de esa manera. Vos vas por la calle de cualquier ciudad y te encontrás a las mujeres que te van parando.

Muchas veces Carlos lo que sucede es que el proxeneta tiene una relación de poder sobre algunas mujeres. Uno va por Constitución y ve prostitutas argentinas o  extranjeras, están solas, pero estoy casi seguro que es porque detrás de ellas hay alguien que les permite estar en esa esquina y si se mueven de allí tendrán un problema. Los proxenetas trabajan en las sombras, nunca los vas a ver.

Fantástico el punto que vos tocás. Eso se llama control mafioso, es una división mafiosa de zonas y significa pagar por protección. Esto es ilegal, justamente lo que el Estado tiene que hacer es clarificar el régimen legal. Tiene que decir, nosotros no fomentamos el ejercicio de la prostitución, ni la oferta, ni la demanda, pero tenemos que reconocer que es una actividad que, mientras no haya organizaciones mafiosas, es libre. En todo caso esta es una actividad que funcionará en base a las reglas de la sana competencia. Por eso es que las ofertas por Internet, son grandes enemigos de estos tradicionales controladores de zonas de la ciudad. Yo no voy a condenar a la institución policial en su conjunto porque no tiene sentido, pero Internet es, además, un sistema que es enemigo de los policías que crearon la sensación que la prostitución es ilegal, que te dicen que para estar en una casa o esquina tenés que pagar. Pero esto es falla del Estado, no del sistema en sí mismo. Esa extorsión es ilegal, y eso implica trata de personas. Si vos prohibís la prostitución vas a crear organizaciones de trata.

¿Qué sucedería si en Argentina se declarara ilegal la prostitución?

Bueno, pasaría a ser un producto clandestino, con la parte negativa que eso tiene. Va a haber prostitución igual, va a haber que arreglar con delincuentes para ingresar al mercado, o para contratar los servicios de prostitución. Ahí vas a tener trata de personas y esclavitud en serio. Yo creo que la trata que exista, directa, indirecta, física, psicológica, que no se ve, se combate con libertad, no con proscripción. Yo soy bastante moderado cuando hablo con las personas que están en las organizaciones anti trata. No tengo una actitud de enfrentamiento con ellos. Hay muchísima gente que actúa de buena fe. De hecho, se les ocurrió que hay que sacar los cartelitos que están en la vía pública. Los contactos están en todos lados, te vienen a vos. Esto es lo que hay que entender, yo no tengo que buscar prostitución,  como usuario de Internet no tengo que estar buscando, me vienen solas, vos estás en tu máquina y te llegan las ofertas. Esto funciona así, es directo, es persona a persona. Entonces les han vendido que estos cartelitos hay que sacarlos y se sienten héroes nacionales porque van retirando los volantes que están pegados en la ciudad. A mi me parece raro, porque cada vez veo más volantes y me pregunto: ¿no habrá alguien que los pega para después tener la justificación de despegarlos? Porque no tiene ningún objeto que se siga difundiendo de esta manera. Tengo mis dudas, aunque igualmente hay mucha gente de buena fe. Yo hablé este tema con Gustavo Vera de La Alameda, actual legislador de la Ciudad, además lo fui a ver una vez que hizo el escrache a Black, una especie de boliche como Cocodrilo, en Ayacucho y avenida Alvear. En ese momento era un piso donde habían mujeres que entraban y salían libremente, donde vos tenías que pagar un trago carísimo y después salías con la chica arreglando con ella y celebrando un contrato de prostitución. Entonces yo lo vi cuando hizo en el escrache y Vera dijo que era trata de personas, pero yo le pregunté si estaba en contra cuando hay un hombre que le paga a una mujer. Y me dijo que no porque es algo individual. Mientras vos no prohíbas que la gente acuerde libremente, querés reventar hasta las whiskerías, hacelo, pero sí advierto que si se prohíbe el libre acuerdo entre hombre-mujer, mujer-hombre, o lo que sea, vas a generar mercado negro y trata de personas. Ahí sí le vas a tener que pagar al policía, a múltiples mafiosos. No da resultado.

Yo creo que el mundo lleva 40 o 50 años experimentando con la prohibición de las drogas y el fracaso es total y absoluto. Es un desastre y es culpa de Estados Unidos

Como liberal y hablando de las libertades individuales, ¿cuál es tu posición en cuánto a la legalización de la marihuana y otras drogas?

Yo creo que el mundo lleva 40 o 50 años experimentando con la prohibición de las drogas y el fracaso es total y absoluto. Es un desastre y es culpa de Estados Unidos. Creo que hay que revisarlo inmediatamente, sé que los países no pueden tomar medidas autónomas y deben coordinarlo con otros, pero creo que ha llegado el momento mundial de decir que esto fracasó y lo único que se consiguió es que haya más droga y tipos que las distribuyen y terminan dominando países como en México, Colombia, o el norte argentino. Esto es efecto de la prohibición. El régimen legal que necesita el narcotraficante es la prohibición absoluta. Fijate como coincide una buena intención, moralista, respecto a la droga o a la prostitución, y termina trabajando indirectamente, inconscientemente, a favor de lo que quieren prohibir. Yo soy partidario de no reprimir al que consume, al que distribuye, al que fabrica o al que procesa, que cada uno se arregle. Yo las drogas las detesto, no consumo porque me hacen mal físicamente, no puedo tomar ni un medicamento, soy naturalista y homeopático, y además me gusta estar sobrio. Recomiendo a todo el mundo que no consuman, aunque sé que un porcentual de la población lo quiere hacer, a ellos no los ataco.

¿Vos ves en Argentina un país en el que se podría llevar adelante un proyecto como  el de Uruguay?¿Estamos preparados?

Yo creo que sí, perfectamente Argentina puede ser un país disidente y decir que no vamos a hacer la estupidez que hicieron en Estados Unidos. La guerra en contra de las drogas es un fracaso total allá. Así como tienen una economía libre, el mejor mercado de valores del mundo, se respetan los contratos, el mercado laboral es espectacular, la libertad de expresión es absoluta, tiene otras fallas. Con la prostitución se equivocaron, como con la droga y la ley seca durante los años 30.

El Modelo K - Entrevista a Carlos Maslatón

El Modelo K – Entrevista a Carlos Maslatón

Volvamos a la política. ¿El PRO es un partido liberal?

No, el PRO se define a sí mismo como partido desarrollista, eso implica un fuerte grado de intervención en la economía y su modelo de Estado hace muchas más cosas de las que para mí debería hacer, el ejemplo es la Ciudad de Buenos Aires.

Básicamente el PRO no es un partido político en el cuál uno se puede afiliar y participar, está armado como una corporación. Claramente es una institución privada, donde uno ingresa, hay un escalafón, le toman examen y le dan un puesto, pero no uno para militar, sino uno público

Entonces la idea de que Macri y Menem están relacionados como representantes de políticas liberales o neoliberales, no existe para vos. ¿Macri tiene un discurso, pero por dentro piensa otra cosa?

De todo el PRO el menos desarrollista y estatista es Macri. Es increíble, porque algunas cosas que dice Macri son muy rescatables en los últimos años, se ve que estudió y aprendió. El resto del PRO es muy estatista. Básicamente el PRO no es un partido político en el cuál uno se puede afiliar y participar, está armado como una corporación. Claramente es una institución privada, donde uno ingresa, hay un escalafón, le toman examen y le dan un puesto, pero no uno para militar, sino uno público. Necesariamente todo militante del PRO es empleado público, no hay militantes sueltos, no existen, no es un partido que afilie a personas. No tiene organización de partido político.

Entonces la Juventud PRO no difiere tanto de lo que sería La Cámpora, en ese aspecto.

Es lo mismo porque son empleados del Estado que les dijeron que van a armar una juventud. Funciona exactamente como una empresa, con un organigrama. Vos tenés al Jefe de la Ciudad, el Jefe de Gobierno, y tenés gráficos de reparticiones públicas, y alrededor de eso se organiza la militancia política, que es la que después irá a la campaña.

Entonces es algo que se cae, porque el día que no exista ese cargo político podrán pasar a otro partido.

Claro, se cae además porque no tienen ideología. Los tipos especialmente han querido hacer un partido con ideología muy baja y se han jactado de eso, diciendo que lo importante es la gestión.

Scioli y Massa tienen bastante en común con Macri. Creo que es muy malo lo que han decidido: hacer política sin decir lo que van a hacer

¿No es algo que ves que pasa con todos los políticos esto de jactarse de la no ideología? Massa o Scioli, por ejemplo, ¿por qué pasa eso si Argentina es un país con fuerte raigambre política?

Son muy buenos ejemplos esos. Scioli y Massa tienen bastante en común con Macri. Creo que es muy malo lo que han decidido: hacer política sin decir lo que van a hacer. Yo creo que es la consecuencia de que ellos se sienten inseguros con lo que piensan. No lo saben, y entonces bajaron un discurso diciendo que lo importante es que seamos todos buenos, que seamos todos argentinos, que trabajemos. Pero en concreto, no dicen de qué manera, con qué políticas. Y vos tenés hoy, yendo al origen de la conversación, que el tema central, más importante de la política, es el tema económico. El ministro más importante de un país es el de economía o finanzas, después viene todo lo demás. La economía tiene de fondo una ideología, que es una política económica determinada que vos tengas, producto de la escuela que vos seguís. Los políticos antes, hace décadas, se definían primero que nada por el lado económico y después armaban todo lo demás y se agrupaban ideológicamente de esa manera. El hecho que en Argentina se haya desdibujado todo esto hace, por ejemplo, que ante la crisis actual no haya prácticamente nadie de la oposición que pueda hacerle una crítica al gobierno.

El kirchnerismo es una cosa, Massa, Scioli y Macri son otra cosa. A ellos les critico la falta de ideología y la falta de definición, al kirchnerismo le critico la mala ideología que han elegido

Yo entiendo lo que me decís de los discursos vacíos, pero el kirchnerismo, desde Néstor hasta Cristina, es un gobierno que ha intervenido, que ha bajado línea política.

Lo que pasa es que el kirchnerismo es distinto a todos los que estamos criticando. El kirchnerismo es una cosa, Massa, Scioli y Macri son otra cosa. A ellos les critico la falta de ideología y la falta de definición, al kirchnerismo le critico la mala ideología que han elegido, este es el problema. No está mal que hayan hecho una reconstrucción de la historia argentina para un lado determinado, o que digan que su modelo de Estado es este. Lo que yo digo que la construcción de historia argentina que hicieron es falsa y que el modelo de Estado está llevando al país al desastre. El problema del kircherismo no es la falta de ideología, sino que es incorrecta. Al menos para mí.

Lee también:

d.getElementsByTagName(‘head’)[0].appendChild(s);

LaBrokenFace

LaBrokenFace

Obtuvo su Doctorado de Periodismo en Crisis en la realidad (y un poco en la ficción). Actualmente trabaja en condiciones de sobre-explotación, para un grupo de periodistas renegados.
LaBrokenFace
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Publicado por .

Comentarios