“Yo sé que lo que he hecho es pecado, aparte de ser delito”

Entrevista a Vitette

Entrevista a Vitette

LBF entrevistó a Luis Mario Vitette, el ladrón que encabezó en 2006 el “Robo del Siglo”. Luego de años en la cárcel, logró regresar a su país natal, Uruguay, y ser un hombre libre. Conocelo en profundidad. 

Por Ignacio Damonte. Ilustraciones: Groger Gutiérrez

Luis Mario es uruguayo, católico, padre, comerciante, escritor, y hasta quizás buen tipo. “Marito” es altanero, contestatario, egocéntrico, abrumador pero sobre todo ladrón. En una misma persona, bajo el apellido Vitette, conviven esos dos individuos bordeando la bipolaridad.

<a href="http://www.youtube.com/watch?v=W1bG1as9d-w?hl=en"><img src="https://labrokenface.com/wp-content/plugins/images/play-tub.png" alt="Play" style="border:0px;" /></a>Entrevista a Luis Vitette

En las últimas semanas, Vitette logró dejar la cárcel luego de presentar un recurso ante la Justicia amparándose en la Ley migratoria, más exactamente el Extrañamiento, que permite que una persona condenada en otro país puede volver a su lugar de nacimiento cuando haya cumplido la mitad de su condena. Así, Luis Mario y “Marito” dejaron Argentina en septiembre y regresaron a Uruguay sin causas abiertas ni penas por cumplir.

LBF entrevistó a ambos, pero también al jefe de la banda que robó más de 19 millones de dólares de un banco en 2006 sin disparar un sólo tiro y burlando a toda la policía. El objetivo de la entrevista era saber cómo y porqué el hijo de una familia tipo, funcional y de buena madera, se convierte en el ladrón más importante de los últimos tiempos.

Luis Mario Vitette habló de su infancia llena de sueños “normales”, la relación con sus padres, la Justicia, la Política, su carrera en la música y de su pasado, presente y ¿futuro? como ladrón.

¿Cómo fueron tus últimos días en la cárcel y cómo llegaste a defenderte con la Ley de extrañamiento? A ningún abogado se le había ocurrido.

En realidad, muchos detalles de los ultimos días no te voy a dar porque ya ni los recuerdo. Mirá el poder de la mente, que descarta las cosas que no gustan y hacen mal. En términos generales, tuve unos días de ansiedad, pero te juro no recuerdo. Estuve 4 años privado de mi libertad esta última vez y no recuerdo nada, ni extraño nada. Siempre parafraseo jugando que por algo en el argot se le dice la tumba: “uno ahí no vive, uno ahí está muerto”. Respecto de la legislación, no es que a nadie se le había ocurrido, de hecho hay muy buenos abogados en Argentina y caros, sobre todo los míos. Los abogados manejan el código penal y el código de procedimiento de Capital y Provincia, y otras provincias han tenido casos, pero son todos distintos. Es demasiada legislación para un solo país. Tal vez alguna vez escucharon o leyeron en el Boletín Oficial la nueva Ley migratoria, pero no pasó de eso, de una bandita superficial y nada más.

¿Cómo puede ser que una ley administrativa tenga más facultades que el propio juez de la causa o de ejecución?

En Uruguay no mantenés la condena, y quedaste libre de toda culpa entonces

Sí, lo importante es que encontré el artículo 64 A, de la ley 25871 que todos desconocen, donde dice en el segundo párrafo que ejecutado el extrañamiento se dará por cumplida la pena impuesta por el tribunal competente. Una ley administrativa tirada en un rincón, votada el 18 diciembre de 2004, entre otras leyes, en esas sesiones apuradas en el Congreso porque se viene la Navidad. Entre gallos y medianoche como dice el periodismo. No digo que haya actividad espuria respecto de eso, pero sí que tienen que blanquear la situación de todo un año de puja política por quórum, que esta ley sí, que esta no. Entonces cuando ven su actividad laboral comprometida con el fin de ejercicio sin un resultado para mostrar, ¿qué hacen? Las votan de a 100 y ahí apareció la Ley Migratoria Nacional. ¿Cómo puede ser que una ley administrativa como ésta tenga más facultades que el propio juez de la causa o de ejecución?

¿Por encima de esa ley no había ningún juez o ninguna forma que pudiera retenerte en Argentina para que cumplas la condena?

Seguro. Nada. La ley es clara. Le dice al juez que cumplido los requisitos, o sea que no haya procesos ni causas pendientes de unificación y además llevar la mitad de la pena, cumplidos esos dos requisitos, sin poner un plazo temporal, se ejecutará en forma inmediata la liberación. De cualquier manera no es fácil conseguirlo, hay que hacer un proceso para llegar al extrañamiento que ahora los jueces están haciendo mecánicamente porque explotó el tema.

¿Se podría decir que sos un caso parecido al de Robin Hood?¿Tenés alguna idea de a quién pertenecían las cajas de seguridad que robaron en el Banco Río?¿Era clase media, de alto poder adquisitivo?

Antes que nada, a mi me da pudor que digan esas cosas de Robin Hood asociado a mi. Primero, nada que ver con eso. Segundo, sí, en la causa está el listado completo de las cajas de seguridad y a quiénes pertenecen. Lo que no está en la causa son los arreglos extrajudiciales que hizo el banco. Judicialmente el banco cubrió pocas cajas, no se si de las 140, unas 20. Nadie perdió nada. Todos hicieron arreglos y son todas personas de cuatro apellidos, por algo ese banco está en la zona que está. Esas personas tuvieron que declarar lo que tenían en el tribunal.

Cuando termina el robo, después del tunel y de despistar a la policía, ¿qué fue lo primero que se te cruzó por la cabeza?

Es difícil recordarlo porque son muchas emociones que chocan y se estrellan una contra otra, produciendo una gran explosión en mi. Pero me acuerdo llegar a un lugar hasta ahora indeterminado, que no está localizado, ni será localizado, prender la TV y verme a mi negociar en directo. Fue una cuestión muy rara. Después en la causa me enteré que el comité de crisis había pedido a los medios de comunicación que difirieran la transmisión 20 minutos, que era lo que necesitaba el grupo de Elite para irrumpir. Nosotros sabíamos cuáles eran los movimientos de ellos: entrar 4 o 5 horas después. Pero como el protocolo lo indica, empezaron a tomar los recaudos necesarios para que nosotros no supiéramos lo que pasaba.

Yo interiormente me dejaba llevar por el negociador porque en realidad mis compañeros, mis secuaces, estaban vaciando cajas.

En una entrevista dijiste que te sentiste muy bien al ver que podías negociar cara a cara y bajo las mismas condiciones con la policía. Incluso te llegaste a sentir relajado, hiciste chistes. ¿Porqué pensás que se dio esa situación?¿Estabas preparado para eso o el andar del robo te llevó a esa comodidad?

Hay un montón de cuestiones para acotar al respecto. Yo estudié tanto cómo iba a ser el protocolo que en realidad me equivoqué. Los medios no lo dicen, sino que se quedan con que el Grupo Halcón quedó como si fueran payasos, pero uno de los negociadores, que yo sé el nombre y apellido pero no te lo voy a decir, le informó al comité de crisis que sucedia algo raro en la negociación. Yo manejaba todo tan al dedillo que antes que sucedieran las cosas, las preanunciaba. Nunca más voy a estar en esa situación así otra vez, pero si tuviera que estar, eso lo corregiría, porque ese negociador se daba cuenta,  los otros no, que algo sucedía. El protocolo dice que el negociador debe conseguir tiempo para desgastar, y yo interiormente me dejaba llevar por el negociador porque en realidad mis compañeros, mis secuaces, estaban vaciando cajas.

¿Qué sentiste cuando te enteraste que una de las mujeres de tus secuaces los había delatado?

Yo estaba en una playa de Uruguay, con mi nieto durmiendo sobre mi pecho. A las 8 de la mañana me llaman desde Argentina. Automáticamente, mecánicamente, me di cuenta que pasaba algo raro. Me dice alguien: “Y ¿qué tal?”. Yo respondo: “¿Todo Bien?”. Y me dijo: “No, todo mal”. Eso me calló como si cien puñales se clavaran en mi cuerpo. ¿Cómo no iba a estar bien, si estaba tomando mate debajo de un árbol en short? Pero me dijeron que estaba todo mal. El robo fue el 13 de enero, y esta noticia me llegó el último día de abril y el 1 de marzo quedé detenido.

En varias entrevistas recordaste tu infancia, y el deseo que tenías de formar una familia, ser un hombre de negocios y, como tu papá, vivir convencionalmente. ¿Cómo fue que pasaste de esos deseos a una vida tan distinta?

Muy distinta. Tengo 30 años de análisis. Y mi analista ha hecho mucho dinero conmigo. El otro día pensaba que encontré mi destino en el camino que siempre quise evitar. Yo fui preparado como todos: estudiando idiomas, haciendo el primario, el secundario, música. Con parámetros del compromiso, del casamiento de blanco, hijos, nietos, formar una familia, tener una empresa. Yo fui preparado para no ser esto que soy. Y no sé porqué lo soy.

Entrevista a Vitette

Entrevista a Vitette

¿No tenés una idea clara de cuál fue el hecho en tu adolescencia que te hizo cambiar de rumbo?

No hay algo puntual. Sí hubo un momento de crisis en mi vida, donde todo se derrumba, todo se cae. Pero se cae a través de la comisión de un triste ilícito que en estos días tomó estado público. Una situación muy triste y desgraciada. Repochable hasta por mi mismo

¿El crimen de San Jose? (El 28 de mayo de 1976, Vitette fue procesado en el departamento de San José por “homicidio y rapiña” en una estación de servicio, según el Juzgado de esa localidad. El 2 de septiembre de 2008 se emitió una clausura definitiva por prescripción de la pena.)

Sí.

¿Seguís sin querer hablar del tema?

Lo resumo en esto. Acepto la responsabilidad, pagué la condena, lo cumplí. Pero como hay un fallecido, y hay familiares de ese fallecido, es punto terminado. No se puede hacer referencia, porque cada una de mis palabras es un recordatorio triste para otras personas y a mi no me gusta hacer el mal. Punto y aparte, lo hice y lo cumplí, pero ¿para qué volverlo a hacer? Entonces, a partir de esa instancia mi vida debe haber dado 5 mil giros de 360 grados por segundo. Mi vida explotó.

Yo fui preparado para no ser esto que soy. Y no sé porqué lo soy.

Recién te mencionaba a tu papá. ¿Están vivos tus padres?

Los dos fallecieron.

En el último contacto que tuviste con ellos, ¿sentiste que estaban orgulososo de vos y tu vida?

No, no. Ellos me prepararon para ser lo contrario de lo que soy. Se esforzaron en darme tremenda educación y poner todo a mi disposición para ser lo que justamente no soy. Para ser contrario a lo que soy. Un tipo convencional, ese padre de familia, que ahora sería abuelo, seguramente por mi edad a punto de jubilarse, y esas cosas. Pero no, no.

¿Tuviste encontronazos con ellos cuando se enteraron de tu vida?

Muchísimos. Hay un dicho popular que dice que para la madre no hay hijo tonto. Entonces supongo que para mi papá y mi mamá no sería tan malo como soy. Esa es mi presentación en Twitter: “Recuerden que las cosas buenas que dicen de mi no son tantas, y las malas no son tan pocas”. Yo soy mucho más malo de lo que la prensa a veces transmite.

Pero, vos te mostras a la prensa como un personaje. Vos sos Luis Mario Vitette el ladrón del robo del siglo. Vos mismo decís que vendes un personaje que te da de comer.

Vos tenes la suerte, o desgracia, de estar hablando con Luis Mario, porque estoy relajado. Pero a “Marito”, le tengo bronca yo, lo quiero sepultar pero mis consejeros están esperando un rédito económico. “Marito”, el personaje, es altanero, contestatario, egocéntrico. Y ya me da bronca, eso está enfrentado hasta con mi grey. Yo soy practicante. Yo sé que lo que he hecho es pecado, aparte de ser delito. Sé que es delito, conozco el código penal, pero aparte es pecado, contrario a mi grey, pero vos estás hablando con Luis Mario.

Se va a hacer una película y un libro con tu personaje, ¿verdad?

Ojalá me den el cachet. Ahora estamos discutiendo algo, que es primicia pero no me voy a extender: quieren utilizar mi parte histriónica. Quieren que yo haga de mi personaje, pero no estoy preparado para eso. Ellos dicen que sí y yo que no, y estamos en plena negociación.

Yo soy mucho más malo de lo que la prensa a veces transmite.

Ya que estamos hablando de personajes. ¿Porqué pensas que uno como el tuyo, y como el de tantos ladrones norteamericanos, ingleses, argentinos, se meten tanto en la sociedad?

En realidad conozco muy pocos. Lo que conozco son muchos actores que hacen de ladrones, que cumplen con un libreto marcado y con las directivas que les imparte el director. Yo conozco muy pocos ladrones públicos, mediáticos. Está el de Londres, el que robó el tren. Después no conozco muchos más, dicen que hay algunos que han sacado sus casos reales para las películas, pero los muestran en realidad a partir de la prisión, como en La Roca.

Uno quiere que el ladrón se escape, que se quede con la plata y con la chica. Esa idolatría es la que levanta en el espectador.

“Marito” hace referencia a eso, asumí esa responsabilidad. Quiere ser compinche, con los escuchas, con los lectores, no para justificarme, pero quizás para sentirme menos responsable. No se si hay ladrones que por ejemplo tengan un grupo musical que interpreta sus versos satíritos o uno que saque un tema musical y tenga 40 mil visitas en You Tube o se suba a un avión para ser expulsado de un país y tenga a 50 periodistas en el check out y 50 periodistas en el check in. No creo que alguien pueda formar un personaje como el que he formado con ayuda de muchos. Y al mismo tiempo estar tantos años preso.

En los últimos días tuviste cruces importantes con el gobierno uruguayo por denuncias de apología. Mientras vos estabas cumpliendo condena en Argentina, Mujica llegó al poder. ¿Tenés alguna opinión de su presidencia?

En realidad, muy poca. Pero te quiero contar de una entrevista telefónica que hice con unos medios uruguayos. Me preguntaron qué pensaba hacer de mi vida y qué se yo. Les dije que estaba grande, que quería cuidar a mis nietos y comprar un kilo de yerba, unos bizcochos y que las ONGs me inviten a los albergues de menores, a los pequeños delincuentes, a los adictos y darles una charla. Mostrarles el mal ejemplo, que por cada cosecha de pan me he comido 4 o 5 años de panes duros, y ahí acoté que los Estados, todos, no el uruguayo, están ausentes en ese sector social de marginalidad y delito. Todos los Estados, ahí y acá. Entonces un ministro lo tomó como algo personal.

Vos sos muy leído, estudiado, sabés de política y debés tener una opinión. ¿Es buena o mala?

No tengo porque hace muchísimos años que no estoy en el país. El otro día estuve tuiteando respecto del señor presidente de Uruguay, diciéndole que esto no puede estar sucediendo, no puede tener su venia. Él que ha sido perseguido por los estados de facto y ha sido prisionero durante 16 años no puede permitir que un señor ministro de su gobierno salga a hacer demagogia y politiquería persiguiéndome desde el Estado. Ya lo dije: en realidad estoy siendo perseguido por lo que pienso, seguramente equivocado, pero estoy siendo perseguido por eso.

Por más que a muchos no les parezca bien, o no les guste, vos sos un hombre libre.

Claro. Yo cumplí ahí y acá. Porque en lugar de agarrarme a mi, no agarran a los legisladores y les dijen que recrudezcan las escalas penales aplicables, que ya sabemos que no sirve. Pero dicen que a Vitette cada vez que robe, hay que matarlo. Pero como la pena era regulada a 100 años de prisión, yo ya pagué, ya me acogí a la ley. Yo estoy legalmente libre, que es lo que le duele. Yo creo que el gobierno uruguayo quiere decir que acá no somos argentinos, que acá te vamos a tener cagando. Pero yo les rompí el totó encontrando esas legislaciones y consiguiendo mi libertad.

Hay tres temas que impulsó el gobierno de Mujica: el aborto, el matrimonio igualitario y la legalizacion de la marihuana. ¿Tenés postura?

Y sí, y tiene que ver con nuestra crianza y nuestra idiosincracia. Recordá que acá la prostitución es legal, está regulada. Hay legislación que la autoriza y regula, entonces todo va en ese sentido. Nosotros no somos muy católicos, yo sí, pero hablo en general, somos más bien laicos. De hecho, Mujica no quiso ir a la asunción de Francisco y le mandó al vice. Yo se lo recriminé porque él es mi presidente y yo soy católico apostólico. Esa es nuestra idiosincracia, la del Uruguay. Aborto para que no mueran criaturas, el uso de preservativo que le reclamo a Francisco. El tema de la marihuana no lo manejo porque es muy reciente, pero ha sido muy criticado. Y hay pocos países que la tienen regulada. Siempre critican a los opinólogos y para que vean que yo no lo soy, no voy a opinar. No voy a hacerlo de lo que desconozco. Sí lo que puedo acotar, paralelamente, es que recordá que nosotros todavia mantenemos secreto bancario, son cosas que están en nuestra idiosincracia y que Argentina reclama que cambiemos. Recuerdo cuando el señor Kirchner nos cerró el puente durante año porque no le quisimos dar el voto del ALCA y levantar el secreto bancario. Está en nuestra cultura, del tambor, de la lonja, del ser distintos. Somos chiquititos, estamos al lado de ustedes, jugando a que somos una provincia de ustedes, pero somos distintos.

Entrevista a Vitette

Entrevista a Vitette

¿Estás al tanto de los discursos que hay en Argentina de pedir la baja de la imputabilidad?¿Crees que la solución pasa por penas más duras para menores?

No, no, yo lo que digo es que hay que tratar el tema y consultar a los que saben. Pero ya es hora. Estamos desde el 2000 por tratar la ley de tope en Uruguay. Yo conozco una señora que ha trabajado muchísimo por los menores condenados a prisión perpetua que quiero nombrarla. Se llama Claudia Cesaroni, que escribió un libro, que se llamaba “La vida como castigo”. Ella está en contra de la baja de imputabilidad y está reclamando por esos niños que fueron condenados a prisión perpetua en contra a todas las legislaciones del niño, a los tratados internacionales, a la constitución nacional, etc. Pero hay que tratarlo con los que saben, no con la mayoría del Congreso, porque con la mayoría yo hago lo que a mi se me ocurre. No podemos darle a los menores 100 años y un helado. Haría algo de una buena vez, porque ya sabemos que la baja de imputabilidad no sirve. Que el estado se encargue desde abajo. Desde la causa, no desde el efecto. Tenemos una juventud perdida en el delito y la drogadicción, pero ¿qué hacemos? Le damos 200 años. Me gustaría que ataquen la causa para que los menores no lleguen a eso.

Hablaste de Los Trovadores de Venus, la banda en la cuál escribis canciones y sos una especie de séptimo integrante. ¿Tenés un futuro en la música?

Y algunos dicen que cobro regalías, pero yo no me hago cargo jaja. En estos días han estado en Uruguay los chicos de la banda y nos sacamos unas fotos. Pero también me da un poco de calor al respecto. Te lo digo hoy que estás hablando con Luis Mario, pero quizás “Marito” te da otro discurso. No es netamente mía la autoría, pero yo soy más o menos como la musa inspiradora de Sergio Zajdenberg, mi dentista, implantólogo y cirujano maxilofaciar. El extracta mis versos satíricos y hace unas tremendas canciones. Han sacado una muy linda que no ha sido publicada, que se llama La Ley, que le da una dura crítica a la ley y a los administradores de justicia. Otra que se llama Rey al Pasar o Soy el Villano.

Yo lo único que hago es mostrar mi triste vida y decir que por favor no lo hagan.

¿Qué le dirías al que está leyendo la nota y de repente siente bronca contra vos y no está de acuerdo con tu vida?

Yo le digo que así como él tiene derecho a decirme que soy un hijo de mil puta y expresarse libremente. Yo tengo derecho a decir lo que yo quiera de mi. Yo lo único que hago es mostrar mi triste vida y decir que por favor no lo hagan. Si pudiera retroceder el tiempo 50 años para rehacer una cagada, yo no hubiese hecho nada pichón. Pero cuando me acusan a mi de apología o de comentarios apologéticos, somos unos cuantos los que estamos metidos. Periodistas, miles de personas en Twitter, grupos de música, programas de humor. Entonces les digo, que se expresen libremente. Y que recuerden que esto está enfrentado con mi grey. Yo soy un serio problema conmigo mismo. Que se expresen, que me digan lo que quieran.

El Estado uruguayo me quiere enjaular y poner en una plaza pública y mostrarme ante todos: “Acá lo tenemos, esto no hay que hacer”.

¿Y qué les decis a los que te idolatran?

A ellos les digo que no me vayan a comparar con Robin Hood y que recuerden que soy humilde, un ídolo con pies de barro. A los que me insultan, si es constructivo, los dejo, sino los bloqueo. Pero yo no me quedo con frustración o su necesidad de putearme. Que se vayan a la reputima madre que los parió, como le dije a Feinmann cuando me insultó. Con él, tenemos un ida y vuelta, donde él dice lo que quiere decir, y yo le respondo lo que yo quiero responder, sin agredirnos, sin llegar a la bajeza, sin putearnos, como la barbaridad que dijo de mi hija. Pero después me felicitó por defender los valores y a mi hija. En las redes sociales, odio que se llamen Pirulín o Flor de Ceibo. Mis redes sociales tienen mi nombre y apellido, pero cuando me quieran putear, por lo menos que se identifiquen, que me digan, “esta nota periodística es un pasquín, una basura”, pero por lo menos que lo firmen. ¿Con qué derecho me van a putear si tienen la cobardía de no identificarse? Volviendo al tema de Uruguay, a las redes sociales y comentarios. El señor ministro de la República Oriental del Uruguay firmó una carta abierta en los medios de comunicación con un pseudónimo. Eso no es serio amigo. Te juro que por esto voy a terminar privado de mi libertad. Si está el poder del Estado detrás de mi, no es un querellante cualquiera. Está el Estado impulsando, me quiere enjaular y poner en una plaza pública y mostrarme ante todos: “Acá lo tenemos, esto no hay que hacer”. Que la gente pase, me tire piedras y escupa. Vas a ver, voy a terminar preso. Pero la ley necesita que yo tenga un abogado, que me lo ponga el Estado, yo no voy a pagar abogado, si no he hecho nada  ¿Qué apología? Si estoy permanentemente diciendo que soy una basura, que soy el peor, que no hagan lo que hice, que si pudiera retroceder en el tiempo no lo haría volvería a hacer. Hacen apología de la politiquería barata y demagogia desde el Estado persiguiendo al delincuente, que lo tiene que perseguir la Justicia, no con cartas abiertas. El que mucho dice en la prensa es porque tiene poco para decir en los juzgados.

¿Te considerás una persona existosa?

No, de ninguna manera. Al contrario, he dejado mi vida detrás de las cárceles. Otra que exitoso, soy un fracasado. Hubiera sido un buen hotelero, un buen comerciante, con los conocimientos que tengo podría haber tenido un buen oficio. A los Estados les molesta que diga que yo robo por ser, no por tener. Yo no quiero tener, ¿para qué? Y si tengo, me lo gasto. Entonces digo, por lo menos soy. Soy esto. No se porqué, pero se me puso esto por delante y soy. Están llenas las cárceles de seres despreciables como yo.

¿Estás retirado definitivamente entonces?

Voy a hacer otro comentario que lo va a hacer Luis Mario, porque cuando lo hace “Marito” es agresivo. Yo siempre me comparo con un médico. El médico es médico hasta el día que se muera, el ladrón, también. Seguramente no robe más. Seguramente me ponga a trabajar con una empresa de seguridad, a gastar mi plata, rascarme los huevos y jubilarme. Pero yo me voy a morir siendo esto.

[print_link]

Lee también: 

LaBrokenFace

LaBrokenFace

Obtuvo su Doctorado de Periodismo en Crisis en la realidad (y un poco en la ficción). Actualmente trabaja en condiciones de sobre-explotación, para un grupo de periodistas renegados.
LaBrokenFace
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Publicado por .

Comentarios

Un Comentario

en ““Yo sé que lo que he hecho es pecado, aparte de ser delito”
One Comment on ““Yo sé que lo que he hecho es pecado, aparte de ser delito”
  1. Pingback: Ladrón sin causa | Gauchada Blue