Crónicas crisis de la Universidad 1: (Cronología del conflicto educativo – abril/mayo)

Crisis crónicas de la Universidad - Silvano

Crisis crónicas de la Universidad – Silvano

Como puntapié de esta serie de crónicas acerca de la crisis educativa en curso, el autor realiza una detallada cronología del conflicto universitario, una radiografía de las fuerzas en pugna, y haciendo honor al primer periodismo, reflexiona y defiende una posición política.

Por Juan Silvano. Ilustración: Alan Ulacia

La docencia universitaria ha sido siempre un factor movilizado de la sociedad, al igual que los estudiantes. Un nuevo paradigma se abrió hace un par de años, cuando la izquierda ganó una de las centrales más importantes de la docencia universitaria, la Conadu Histórica. En conjunto con la izquierda que actúa en los gremios estudiantiles se desarrolla un encarnizado plan de lucha que devela que la universidad pública está siendo atacada constantemente. La posibilidad de que se cierre la UBA (la universidad más importante de argentina y de las más importantes de Latinoamérica) a mitad de año por falta de presupuesto fue la gota que rebalsó el vaso. Esta crónica se mete de lleno en este conflicto abierto y trata de aportar algunos puntales para responder a la pregunta del momento: ¿Podrán los estudiantes y docentes torcerle el brazo al gobierno nacional?

13, 14 y 15 de abril

Ya pasaron 120 días del gobierno de Macri, 20 días más del “changüí” que ofrecieron muchos políticos, inclusive la opositora CFK al gobierno de Mauricio Macri. La Conadu Histórica, la central sindical de docentes universitarios dirigida por la izquierda vota un paro de 72 horas frente a la oferta de un aumento del 25% que este gremio caracterizó como miserable e insuficiente frente a los tarifazos e inflación creciente. Anteriormente, se desarrollaron paros por 24 y 48 horas, a lo que los rectores de las universidades en conflicto (más de 28 en todo el país) suspendieron las paritarias en acuerdo con el flamante gobierno de Cambiemos por un período de 11 días.

Los docentes reclaman “45% de recomposición, la aplicación del convenio colectivo y la abolición del impuesto a las ganancias sobre los salarios y jubilaciones.” Un paro masivo, con un 90% de adhesión y una gran simpatía y solidaridad de varios centros de estudiantes se planta frente a las oferta de un aumento en cuotas vigente hasta mayo de 2017 (una extensión de paritarias por año y medio) que vota proseguir y apoyar la jornada del 19 de abril organizada por ATE contra los despidos en el Estado y a dónde asistirán gremios docentes de enseñanza media, primaria e inicial.

En el centro del conflicto se coloca la AGD-UBA, sindicato de docentes de la UBA conocido por su afinidad con la FUBA dirigida también a su vez, por la izquierda. Se desarrollan las primeras clases públicas, altamente concurridas. También coincide este paro con la lucha que libran los estudiantes del colegio Carlos Pellegrini (que depende de la UBA) para echar a un jefe de preceptores acusado de abusos a alumnos y alumnas y donde la AGD del Pellegrini se sitúa a favor del reclamo estudiantil.

19 de abril

Columnas de color verde, rojo, rosa, y todos los colores del arcoíris, se desplazan a paso majestuoso por el centro de la Ciudad que gobierna el delfín de Macri, Rodríguez Larreta. Son los trabajadores del Estado que encabezan una movilización alucinante al centro del poder político y que encuentran apoyo de amplios sectores de trabajadores y estudiantes. No falta la presencia de los protagonistas de esta nota, docentes y estudiantes de la Universidad, que reclaman en conjunto con los estatales.

25 de abril

El paro de 72 horas, tarea que desgastaría a muchos sindicatos y que ninguno de los grandes sindicalistas asumió en años no ha hecho mella en la Conadu Histórica, que proseguirá hasta el 30 de abril el plan de lucha. Paros con clases públicas. Pero no lo hacen como manera de “congraciarse” con el estudiantado, sino que buscan el apoyo de este sector.

Un paro de una semana entera después de jornadas que juntas acumularon 9 días de paro no es tarea fácil. Y los docentes universitarios, lejos de languidecer a nivel nacional y que se vayan cayendo pedacitos de su organización, se mantiene poderosamente la adhesión. En palabras de Gieco “De Ushaia a la Quiaca”, aunque en este caso sería desde la Patagonia Austral y casi polar a esta época del año a Misiones y Tucumán, con el calor apenas atenuado por la brisa otoñal.

La docencia se aplica concienzudamente a este plan de lucha y los centros de estudiantes salen a respaldar a sus docentes. Se los puede ver codo a codo repartiendo volantes y discutiendo, una postal bellamente setentista, o en pupitres y parados, en clases públicas que aquí, en la Capital, van desde los patios de la Facultad, hasta la calle misma y en el caso de Filosofía y Letras, en la Estación de Subte “Puán”.

26 de abril

Siguen las jornadas de clases públicas, y el binomio Macri-Bullrich cambia su oferta. Habían ofrecido un 15% de aumento a Octubre y lo restante en cuotas para cerrar el conflicto. Pero los medios levantaron más de lo pensado el conflicto y al segundo día del nuevo paro, ofrecen ahora un 15% a mayo y otro 15% a diciembre. Sin embargo, este colectivo de trabajadores que están flexiblizados al punto de que sólo en la UBA hay 13000 docentes que directamente no reciben pago por su trabajo, no se anda con chiquitas y rechaza la oferta en pos de “ratificar el plan de lucha” sancionado por su último Congreso, el de la Federación Nacional de Docentes Universitarios.

El paro de universitarios se mantiene en su onceavo día, con cortes de calle, carpas frente a los rectorados y en las principales plazas, el esquema de las clases públicas constante, la agitación y volanteo en la calle y la movilización. También realizan un “fulbito” combativo en el Obelisco, en frías horas de la mañana, donde la Secretaria General de AGD-UBA, Ileana Celotto, y otros referentes del sindicato juegan contra el “equipo del ajuste”, personificado por militantes de la FUBA.

Su cabeza mira hacia el 29 de abril, jornada de paro nacional. La AGD-UBA declara que atenderá a este paro y movilización “junto con decenas de sindicatos combativos como los aceiteros, los Suteba recuperados, Ademys, se movilizará en una columna independiente al Monumento al Trabajo con una bandera de arrastre que replica la consigna: “Abajo el ajuste. Por un paro nacional”.”

29 de abril

Los televisores argentinos explotan. Aquellos que desde el sector que dirige este conflicto son nombrados como la “burocracia sindical” decide dar un paso adelante en un paro de 24 horas y un acto unificado. La unificación resulta trunca, pues Barrionuevo decide que es preferible atender a un locrazo con el presidente adentrado en el #PanamáPapers y no juntarse con, como él los denominó “los mariscales de la derrota” (presumiblemente, Caló y Yasky, ambos kirchneristas).

Sin embargo, una gran columna del “clasismo antiburocrático” en todas sus vertientes pone de relieve que esta lucha de docentes universitarios tiene mucho que ofrecer, ya que se han movilizado junto con estudiantes y docentes de otros niveles educativos, con consignas que apelan a toda la clase trabajadora argentina y reagrupan fuerzas para la próxima semana. Las medidas de lucha van a seguir y la secretaria general de AGD-UBA se prepara para intervenir en el acto que convocan el Partido Obrero, Izquierda Socialista y otras fuerzas simpatizantes del FIT como una de las oradoras. También frente al Congreso Nacional, allá por Balvanera, los estudiantes de la FADU (Facultad de Diseño, Arquitectura y Urbanismo) concentrados en su Centro de Estudiantes (CEADIG) protesta por presupuesto, ya que ha corrido la noticia: gracias a los votos a favor y abstenciones de la mayoría de las autoridades de toda la UBA, habrá un 0% de aumento presupuestario para la UBA. Una gran jornada para el movimiento universitario.

1 de Mayo

La Plaza de Mayo, como es usual desde hace unos años, es ocupada por la izquierda. Ileana Celotto, la secretaria general de AGD-UBA, uno de los gremios docentes más importantes en la Conadu Histórica interviene en el acto frente a una multitud de militantes una fría tarde de domingo.

Su intervención arenga a los más de 150 mil docentes universitarios agrupados en la central que están en lucha, recuerda la lucha de 2005 donde la docencia universitaria consiguió el beneficio del 82% móvil, en un país que acababa de salir del default. Termina llamando a todo el movimiento obrero y a los trabajadores a pedir el paro nacional. Una profesora de Psicología que exhorta a los obreros de todas las ramas a pelear codo a codo. Una imagen alucinante. Cuando termine este acto, los docentes de la UBA que asistieran al acto se van a sus casas con una sola cosa en mente: la asamblea general docente de la AGD, donde realizarán un balance de las medidas de lucha y evaluarán la propuesta del gobierno.

3 de mayo

En la nueva sede de Sociales, en el barrio porteño de Constitución, los docentes de la UBA discuten la oferta del gobierno, el no aumento de presupuesto del gobierno y el hecho de que las mismas autoridades de la UBA han declarado que sólo se podría mantener las clases hasta agosto con la actual asignación de recursos. La oferta salarial, la sexta que realiza el gobierno nacional avanza debido al nerviosismo ministerial de que siga el plan de lucha, pero sigue siendo igual en su porcentaje global: 31%, en 3 cuotas y hasta mayo de 2017.

Todo esto apunta a un único norte posible, cuál brújula empedernida: pero el desgaste no es una opción. Su lucha tiene que seguir. A nivel nacional, la Conadu Histórica sigue agrupando a los docentes universitarios de todo el país en un plan de lucha. La AGD-UBA se pliega al paro nacional de una semana de la Conadu: del 9 al 14 de mayo, 5 días más. También se agrega a este plan de lucha una jornada con cortes de calle y clases públicas el 10 y una marcha educativa nacional el 12.

La consigna es “Aumento salarial ¡YA!; En defensa de la universidad pública”. Si no fuera por el fenómeno político que se ha generado, parecería una meta ambiciosa en tiempos de ajuste brutal.

9 de mayo

El paro se inicia con la determinación del CeFyL (Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras, UBA) de apoyar aún más a fondo. Más allá de las clases públicas y cortes de calles de sus docentes. Así, se prepara una asamblea que votará lo que será la toma de la Facultad. A las 19 hs y por largo rato se discute, pasan los oradores de las fuerzas que componen al estudiantado, independientes y se polarizan las posiciones a favor y en contra. Finalmente, a la noche, la asamblea decide tomar hasta el día martes, que en una nueva Asamblea definirá el futuro de la toma. La propuesta de la conducción del CeFyL (el Partido Obrero y el PTS, entre otras fuerzas de izquierda) será la de tomar hasta el jueves y ahí confluir con la gran marcha educativa planeada por Conadu Histórica y AGD.

10 de mayo

Cortes de calle en toda la ciudad, clases públicas en los patios, en los pasillos, en las calles y avenidas, hasta en el subte. La unidad de los explotados de la universidad conforma una entelequia que los hace indivisibles. Ya en esas clases no hay más que físicamente un docente parado y alumnos sentados. El contexto del aula se ha roto en pos de la lucha contra la miseria presupuestaria.

Sobre la adhesión al paro, sólo se puede decir que las universidades se volcaron de lleno: Río Negro, Misiones, Luján, Tucumán, Mendoza, la UBA, Entre Ríos, Comahue y varias más. Los No docentes de la UBA se pliegan, combaten a sus propias direcciones en general, burocráticas y en Filosofía y Letras combaten la pretensión de la policía y de patotas varias (según denuncias, de la agrupación radical de las universidades, la Franja Morada) de atropellar la autonomía universitaria y el derecho a lucha y manifestación. Sin embargo, apunta en el horizonte, ya cercana, un punto de inflexión: la marcha educativa del jueves 12. De ser exitosa y convocante, se habrá demostrado que su lucha no será por las migajas.

La unidad de los explotados de la universidad conforma una entelequia que los hace indivisibles. Ya en esas clases no hay más que físicamente un docente parado y alumnos sentados. El contexto del aula se ha roto en pos de la lucha contra la miseria presupuestaria.

11 de mayo

En Sociales y Psciología se respiran aires de toma también. Los estudiantes han visto a Filosofía y Letras dar el ejemplo y se plantea tomar la facultad por la noche y confluir al igual que la FFyL, con la gran marcha educativa para dar por finalizada la acción de la toma. De más está decir: el estudiantado decide por mayorías abrumadoras la toma de la facultad, inclusive con la oposición de las conducciones o la abstención a pronunciarse.

12 de mayo

En Plaza Houssay empiezan los preparativos de los universitarios a las 15 horas. La lucha de los docentes universitarios en la Conadu Histórica ha obligado a las otras centrales a presentarse a la jornada: La “otra” Conadu, FEDUN, FADIUNC, FAGDUT, CTERA, así como más de 15 federaciones estudiantiles universitarias de todo el país, inclusive la radical FUA, que las agrupa a todas a nivel nacional.

También se suman estudiantes terciarios, secundarios y docentes de todos los niveles educativos. Más de 50.000 almas apretadas marchan hacia el Palacio Pizzurno, donde está el Ministerio Nacional de Educación. Banderas, banderines, guardapolvos y ponchitos, pecheras. Centros de estudiantes, sindicatos, agrupaciones, partidos, independientes que marchan por motus propio. Cuando la columna llega a Plaza de Mayo, el frío es un obstáculo que sortearán todos para escuchar a la gran lista de oradores, donde está el presidente de la FUBA, los secretarios generales de varios sindicatos docentes, presidentes de federaciones universitarias docentes y estudiantiles a lo largo del país.

El acto termina con una conclusión clara: las tareas de defender el salario y el presupuesto son enormes, pero tienen de garante a la gran movilización que revolucionó las calles del centro porteño.

Viernes 13 de mayo

La letánica jornada logra una nueva oferta para los docentes universitarios. Baja la cantidad de cuotas a 2, sube el global a un 34% y la paritaria sería vigente hasta febrero de 2017. El Congreso de delegados de la Conadu Histórica convoca a un cuarto intermedio hasta el miércoles 18 de mayo, para analizar la propuesta salarial y realizar un balance del plan de lucha.

Epílogo

Esta crónica, comparte dos de las tres cualidades que tiene la lucha universitaria: es larga de recorrer y cansadora de realizar. Sin embargo, la tercer cualidad de la lucha universitaria fue la majestuosidad exhibida en cada acción de lucha, en cada corte, clase pública y movilización. Ante el pueblo argentino se paran los universitarios, docentes y estudiantes para exigir mejores sueldos, mejores condiciones de cursada y una universidad pública con fondos acorde a su tarea.

Este cronista espera que los universitarios, los estudiantes, los docentes logre(mos) romper el ajuste en la Educación Pública.

Y a quién diga que tomar posición es anti-periodístico: que sepa que no tomarla en este contexto, es anti político.

Leé también:

CRISIS CRÓNICAS DE LA UNIVERSIDAD 2: (UBA: SÓLO NOS UNE EL ESPANTO), por Alan Ojeda.

CRISIS CRÓNICAS DE LA UNIVERSIDAD 3: (DEVENIR DE UN LUNES CON CLASE PÚBLICA), por Natalia Giacobone.

CRÓNICAS CRISIS DE LA UNIVERSIDAD 4: (MARCHA EDUCATIVA 12/05: LOS DRONES NO MIENTEN), por Federico Millenaar.

Juan Silvano

Juan Silvano

Estudiante terciario y universitario. Poeta, actor y escritor. Autor del blog https://juancamaron.wordpress.com/.
Juan Silvano
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Publicado por .

Comentarios