Crisis crónicas de la Universidad 3: (Devenir de un lunes con clase pública)

Crisis crónicas de la Universidad (3): Giacobone

Crisis crónicas de la Universidad (3): Giacobone

Siguiendo con la saga de crónicas sobre la crisis educativa, presentamos un abordaje, casi literario, de lo que implica el fenómeno de una “clase pública”, método de protesta que junto a los cortes y movilizaciones, hacen a la lucha de la comunidad educativa.

Por Natalia Giacobone. Ilustración: Alan Ulacia

Alumnos, pupitres, docentes, pupitres palomas – basura-contenedores -vendedores, pupitres. Marx se pide uno de jamón y queso, temprano, no le importa el horario para comer, “después pasa un amigo y te lo paga, Friedrich se llama, anotá F- R- I- E- D-… empieza como friend pero sin n”, le dice al pibe de los sanguches. En eso, se sienta Yrigoyen por un lado, un par de obreros por el otro. Perón, confundido por las palomas parlantes que no lo reconocen, agarra su sobretodo y se va a la otra clase, cerca de Puán y Bonifacio.

Seguimos con la clase como si nada sucediera, su ausencia no influye en el contenido. Por el momento debe ser sólo un joven que está formando sus ideas, quién sabe. Quizá en la esquina estén pasando por alguno de sus mandatos o sea recordado como el precursor de uno de los movimientos sociales y políticos más grandes en la historia de nuestro país, o no, y sólo vuelva a su casa para reflexionar en el sillón.

– Corran todo así pasa el auto que sale de la cochera.

Una vez más nos levantamos, el ruido de las patas (ya sin punta de plástico, rota) de los pupitres sobre el asfalto lastima los oídos de un lunes por la mañana. Ahora sólo hay alumnos. Alumnos que van y vienen, van y vienen con sillas, con cuadernos, con nada, algunos sólo van y vienen por las veredas de Puán, año tras año, clase tras clase. Otros son nuevos, entusiastas “libres” y pensantes, dedicados a preguntar cualquier cosa sin importar el horario. “¿Aristóteles y Platón fueron de la Edad Media?”, escuchó una clase de Pensamiento Científico, pero en vez de juzgar, ellas perdonan y forman o mejor dicho deforman, rompen, esa adoctrinación para dejar salir al sujeto que se encuentra encerrado dentro de cada nuevo, entusiasta, libre y pensante estudiante que pisa las baldosas color excremento de paloma de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Resulta difícil escuchar, anotar, mirar el auto que dobla en la esquina, sostener la mirada con la vecina y ver quién parpadea primero, volver al tema y seguir anotando. Anotá, la semana que viene rendimos. Anotá, no sabemos si va a haber clases. Anotá, con frío y menos de diez clases de cursada rendís igual. Igual, que quede claro, no es culpa de los cancerberos, sólo cuidan los títulos, con los años seguro termines siendo uno de ellos.

Se acercan dos hombres, nos rodean pero no se integran en el conglomerado de humanos-pupitres, piden algunas monedas, piden mejor vida y se van riendo fuerte.

Se hacen las once menos cinco, y, para finalizar la clase la situación es la siguiente: Con las puertas abiertas, igual nos quedamos afuera. Afuera del aula, de las prioridades y del presupuesto. Afuera de una sociedad que piensa que los reclamos están basados en ideas falsas, que privatizar la educación pública es la solución y que los docentes levantan la plata en pala y tienen más vacaciones de las que se merecen. Afuera de la sociedad que toma malas decisiones.

– Chicos, tienen que subir los pupitres al aula 141.

Todo se basa en decisiones, algunas son automáticas, irracionales y emocionales, otras en cambio analíticas, como por ejemplo ser parte de esta clase pública, ir el jueves a la marcha-que por cierto será [fue] masiva– o luego leer ésta crónica.

No empezó hoy, ni termina mañana. Esta es una lucha con decisión.

LEÉ TAMBIÉN:

CRÓNICAS CRISIS DE LA UNIVERSIDAD 1: (CRONOLOGÍA DEL CONFLICTO EDUCATIVO – ABRIL/MAYO), Por Juan SIlvano.

CRISIS CRÓNICAS DE LA UNIVERSIDAD 2: (UBA: SÓLO NOS UNE EL ESPANTO), por Alan Ojeda.

CRÓNICAS CRISIS DE LA UNIVERSIDAD 4: (MARCHA EDUCATIVA 12/05: LOS DRONES NO MIENTEN), por Federico Millenaar.}

Natalia Giacobone

Natalia Giacobone

Nació en Mar del Plata. Periodista, escritora, estudiante y futura editora.
Natalia Giacobone
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Publicado por .

Comentarios